Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El campanu de Asturias, 10.300 euros en un remate animado y muy reñido en Cornellana

El restaurante El Bosque de Javita, de Oviedo, se lleva el primer salmón capturado en la temporada, que será servido en tapas de marmitako entre los clientes y amigos del local | El pescador, el quirosano Gonzalo Fernández Suárez, defiende la subasta de Salas porque “es la fiesta tradicional, la de siempre, y nadie debe tener duda de eso”

Así fue la subasta del campanu en Cornellana Sara Arias

Muy rápida y reñida. Así fue la subasta del campanu, el primer salmón echado a tierra en la temporada de pesca tradicional en Asturias, que se llevó el restaurante El Bosque de Javita de Oviedo tras rematar la captura en 10.300 euros, ayer, en el monasterio de San Salvador de Cornellana, en Salas. El ejemplar, pescado el pasado martes por el quirosano Gonzalo Fernández Suárez en el coto La Volta del Eo, en San Tirso de Abres, será degustado en tapas de marmitako “para que rinda un poco más y dárselo gratis a clientes y amigos que nos van a visitar estos días”, contó el hostelero Diego Javita. 

Las campanas del monasterio de Cornellana repicaron a las 11 en punto para recibir al campanu de Asturias, tal y como marca la tradición desde hace siglos en la localidad salense al avistar los primeros ejemplares en su vuelta al río Narcea. Bajo el himno de Asturias a la gaita, llegó el rey del río a la explanada del monasterio, donde comenzó la puja con la directora de la Feria del Salmón, María Ángeles Fernández, al frente. Un remate que fue subiendo rápidamente y, sin perder ritmo, dejó claro que los pujadores estaban dispuestos a luchar duro por llevarse la pieza. 

11

Subasta del campanu de Asturias en Cornellana Sara Arias

Los representantes de El Bosque de Javita, la empresa local Trabajos Salenses, el restaurante El Molinón de Cangas del Narcea, la sidrería El Buche de Salas, Casa Ramón de Oviedo y el restaurante Nueva Zamorana de Gijón fueron recibidos con el aplauso del público por su esfuerzo para dedicar dinero de sus negocios al campanu en estos tiempos de crisis. Y dieron buena muestra de sus ganas de llevarse el ejemplar con pujas en las que coincidían todos con la mano levantada. Muy animados, también, por los presentes en la explanada del monasterio con “vivas” al campanu de Asturias y a Cornellana que cargaron de emoción y adrenalina el acto. 

El hostelero de Oviedo se llevó por tercer año la pieza: “Es un producto de lujo y me gustan las tradiciones”

decoration

Finalmente, tras llegar a los 9.700 euros prácticamente sin descanso, subiendo de cien en cien euros rápidamente, la subasta se ralentizó hasta alcanzar los 10.300 euros que remató El Bosque de Javita. Y es el tercer año consecutivo que se hace con el primer salmón de la temporada: “Lo considero un producto de lujo; además soy pescador, me gustan las tradiciones, y la subasta y el campanu es de las tradiciones más guapas de Asturias”, afirmó. Pese a los tiempos difíciles para el sector hostelero, Javita entiende que “a veces hay que hacer esfuerzos como este, que también tiene mucho que ver con mantener la tradición”. 

"Haremos un marmitako y serviremos tapas gratuitas a nuestros clientes": el Campanu de 2021 vuelve al restaurante el Bosque VÍDEO: Amor Domínguez/ FOTO: Irma Collín

Sorprendido con la cifra estaba el pescador, quien tuvo la ayuda del mierense Martín Díaz García y de José Luis Cuervo, de Cornellana, para echar a tierra el campanu de Asturias en el Eo. “Al final se consiguió una buena cifra y cogió protagonismo la fiesta tradicional, la subasta de Asturias, que es la de Cornellana, la de siempre, y nadie debe tener duda de eso”, decía nervioso y eufórico el afortunado pescador. Ya avanzaba que los más de 10.300 euros logrados tienen un primer destino muy claro: una comida con los amigos. Aunque dará para mucho más, como “algún caprichín”, señaló el pescador. 

La reivindicación de tradición de subastar el campanu de Asturias en Cornellana estuvo también presente en las palabras de la directora de la Feria del Salmón, quien puso el foco de atención en “la importancia ancestral del remate de Cornellana” como uno de los símbolos de Asturias y su cultura ribereña. Unos “vibrantes y emocionantes” momentos que, apuntó, no serían posibles sin la participación de los pujadores, a los que agradeció su presencia “en la capital salmonera de Asturias”. 

Por su parte, el alcalde de Salas, Sergio Hidalgo, estaba pletórico tras la subasta. “Fue muy apasionante”, comentó, con el agradecimiento al pescador y subasteros por acudir al monasterio de San Salvador y poner en valor el tradicional remate en la localidad salense. Y, en Cornellana, hay muchas ansias de que salga la primera captura de la temporada en el río Narcea, que este 2021 se resiste cediendo mayor protagonismo inicial a otros ríos como el Eo o el Cares.

Cornellana volvió a ser ayer el centro de la pesca del salmón en la región con una subasta muy animada por la primera captura de la temporada, que contentó al público y, sobre todo, al pescador, quien seguirá pescando con el recuerdo imborrable de haber sacado el campanu de Asturias en 2021.

Un campanu tardío

El campanu del 2021 pasará a la historia porque se hizo esperar y no fue hasta el tercer día de temporada cuando asomó por el occidente. El primer salmón de la temporada se resistió en la primera jornada de la temporada (el domingo), el lunes abrió un paréntesis por ser jornada de descanso y ayer, a primera hora de la mañana, madrugó en el Eo. A las ocho y cuarto, el quirosano Gonzalo Fernández Suárez echó a tierra en el coto de La Volta, en aguas del río más occidental de Asturias a su paso por el concejo de San Tirso de Abres, un ejemplar de 5,150 kilogramos y una longitud de 79 centímetros, según acreditaron en el centro oficial de precintaje de Xesteira.

“Salió con la primera vereda”, declaró risueño el afortunado que obtuvo el primer salmón de Asturias, Gonzalo Fernández Suárez, que se inició en el mundo de la pesca gracias a su padre. Con él pescó truchas, “pero nunca salmones”. La afición por esta especie fue cosa suya, dijo el joven, que para este inicio de temporada eligió el río Eo pese a que se define como un habitual del Narcea. “En el Occidente hubo suerte”, confirma. Gonzalo Fernández disfruta de la pesca porque es una práctica “tranquila” que devuelve satisfacciones: “Pescas algo y te vas contento para casa”.

El campanu del Sella, vendido en 3.000 euros

En Cangas de Onís, Rogelio Diego del Corro dedicó su pieza a Mocho Huerta, uno de los grandes maestros de la pesca de salmón, que falleció en diciembre de 2009. Su pieza, de 7,900 kilogramos y 88 centímetros, fue capturada a las nueve y media de la mañana en el coto Remolina, en las proximidades de Arriondas, utilizando cebo natural de merucu y quisquilla.

“Me llevó unos 20 o 25 minutos”, aseguró. El pescador estaba solo en ese coto y llamó por teléfono a un amigo para que se acercara a ayudarle. Recibió la ayuda del cabraliego de Asiegu José Miguel Mier, que estaba en el coto El Capitán con otros aficionados, que le prestaron su colaboración para que llegase el primero al centro de precintaje, localizado unos kilómetros aguas arriba de Remolina, en el curso medio-alto del río.

Así se capturó el campanu del Sella Sociedad de Pescadores El Esmerillón

El pescador agraciado acabó aceptando la oferta de 3.000 euros que le hizo el restaurante-sidrería “El Campanu”, de Gijón, regentado por el cangués José Manuel Mori Cuesta, “El Marqués”. Además, se llevó el premio extraordinario de 2.500 euros que otorga el Ayuntamiento de Cangas de Onís en colaboración con la Sociedad de Pescadores El Esmerillón, una placa conmemorativa y el llavero acreditativo. Al acto de entrega del reconocimiento al pescador del campanu del Sella asistieron el alcalde de Cangas de Onís, José Manuel González Castro; la teniente de alcalde, Marifé Gómez Alonso; los ediles Mónica Gutiérrez y Agus García, el presidente de la Sociedad de Pescadores El Esmerillón, Antón Caldevilla, y el secretario de la misma, Juanjo Peruyero, entre otros. El regidor cangués quiso enmarcar el acto en su pretensión de seguir apostando “por nuestra cultura y por nuestras tradiciones”.

El gijonés Alejandro Valdés Cuesta, monitor de golf, obtuvo el campanu del Cares, en la cuenca más oriental del Principado. La suerte llegó en el coto La Concha y el ejemplar, de 77 centímetros, picó a cebo natural.

El campanu del Sella, un salmón de casi ocho kilos

Llegó todo ayer, con retraso respecto la primer día hábil de la pesca con muerte en Asturias. Aunque la campaña se abrió el domingo, la crecida del nivel del agua echó por tierra las ilusiones de sacar el campanu el día de la apertura de la temporada. Se repetía así la situación que se produjo hace tres años. Ayer, el campanu ya no pudo resistirse a los pescadores, aunque aún quedaron pendientes los primeros ejemplares de las cuencas del Narcea y Esva.

Compartir el artículo

stats