Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El ocio nocturno asturiano prepara su "gran noche" 14 meses después de tener que bajar la persiana

Los hosteleros tachan de “leoninas” unas condiciones que no les facilitan arrancar

Asturias se prepara para reabrir el ocio nocturno. FERNANDO RODÍGUEZ

Hoy es su gran noche. La noche asturiana ha vuelto a animarse. Lo poco que la dejan. Eso sostienen los empresarios de ocio nocturno asturianos, que en general no tienen muy claro dar el paso de reabrir sus locales esta noche. Algunos dudaban todavía a última hora de esta tarde. Los que lo han hecho o lo van a hacer en los próximos días admiten que es más bien una forma de calentar motores pero que con las condiciones impuestas no se puede hacer mucho negocio.

Después de un año de cierres obligados, el Principado ha autorizado a los bares de copas abrir. Pueden hacerlo hasta la una de la madrugada, con restricciones de aforo, sin baile, sin barras y con la gente sentada. Un cuadro que no tiene nada que ver con lo que son los locales nocturnos, para relajarse, soltarse con los amigos y disfrutar de la música. Esta sí está permitida.

Nuevas medidas COVID para el ocio nocturno

A cumplir en los establecimientos (tanto interior como exterior)

Horario de cierre

 

Apertura de los establecimientos de ocio nocturno hasta la 1.00 h, desde las 00.00 horas del 29 de mayo

Servicio sentado en mesa

Distancia de

1,5 metros entre los respaldos de las sillas de diferentes mesas.

Capacidad de seis personas por mesa.

1,5 m

Control de accesos

a los locales

Medidores CO2

CO2

8

Disponer de medidores de CO2 en el

interior del establecimiento

0

0

Los establecimientos deberán contar con un sistema de acceso que permita controlar el aforo máximo, así como recopilar los datos de contacto de los asistentes

Nuevas medidas COVID

para el ocio nocturno

Horario de cierre

 

Apertura de los establecimientos de ocio nocturno hasta la 1.00 h, desde las 00.00 horas del 29 de mayo

A cumplir en los establecimientos

(tanto interior como exterior)

Servicio sentado en mesa

Distancia de 1,5 metros entre los respaldos de las sillas de diferentes mesas.

1,5 m

Capacidad de seis

personas por mesa.

Control de accesos

a los locales

Los establecimientos deberán contar con un sistema de acceso que permita controlar el aforo máximo, así como recopilar los datos de contacto de los asistentes

Medidores CO2

CO2

8

0

Disponer de medidores de CO2

en el interior del establecimiento

0

Nuevas medidas COVID para el ocio nocturno

A cumplir en los establecimientos (tanto interior como exterior)

Horario de cierre

 

Apertura de los establecimientos de ocio nocturno hasta la 1.00 h, desde las 00.00 horas del 29 de mayo

Servicio sentado en mesa

Distancia de

1,5 metros entre los respaldos de las sillas de diferentes mesas.

Capacidad de seis personas por mesa.

1,5 m

Control de accesos

a los locales

Medidores CO2

CO2

8

Disponer de medidores de CO2 en el

interior del establecimiento

0

0

Los establecimientos deberán contar con un sistema de acceso que permita controlar el aforo máximo, así como recopilar los datos de contacto de los asistentes

Así las cosas, en Oviedo, el gremio agrupado en ABACO (Asociación de Bares de Copas de Oviedo) ha descartado retomar la actividad al considerar “insuficientes” las medidas. En Avilés ha habido alguno, más bien para empezar a preparar los locales –muchos cerrados a cal y canto desde el pasado verano, cuando se restringió la normativa al empeorar la pandemia– con vista a que mejore la situación. En Gijón, más de lo mismo.

Una de las reticencias de los empresarios tiene que ver por el personal. Con la previsión de unos ingresos más bien limitados, muchos no se atreven a recuperar a sus empleados. Esto limita las posibilidades de abrir.

Las críticas a las decisiones del gobierno regional para un sector, el de la noche, que ha sido de los más golpeados por la pandemia –las discotecas llevan cerradas más de un año en muchos casos– se repiten de un extremo a otro de la región. En las cuencas, los miembros de Otea no se plantean volver a la actividad ni a corto plazo. Porque entre otras cuestiones, además de esperar aún en algunos casos por las ayudas regionales para compensar el cese de actividad, tienen que afrontar inversiones como los medidores de dióxido de carbono que deben instalar.

Pepe Reina, cerrando la puerta de su local de ocio nocturno  de la calle Canóniga de Oviedo.

Pepe Reina, cerrando la puerta de su local de ocio nocturno de la calle Canóniga de Oviedo. Luisma Murias

Pepe Reina | Asociación de Bares de Copas de Oviedo (ABACO)

“Es un avance, pero todavía insuficiente para poder reabrir”

Oviedo, L. BLANCO

Un poco de luz a final del túnel en lo anímico, pero sin cambios en lo práctico. Así ha acogido el ocio nocturno de Oviedo la decisión del Principado de permitir abrir sus establecimientos hasta la una de la madrugada, con las pistas de baile cerradas y un máximo de seis clientes por mesa. “Es un avance, pero todavía insuficiente para abrir”, señala Pepe Reina, presidente de la Asociación de Bares de Copas de Oviedo (ABACO) y cuyo caso es un claro ejemplo de lo que harán los más de medio centenar de negocios de este tipo en el casco histórico de la capital del Principado.

En esencia, la medida regional solo supone para los bares nocturnos de la ciudad el poder recuperar la música amplificada, pues desde agosto del pasado año el Ayuntamiento ya les permitía abrir sus puertas con las mismas condiciones que las cafeterías, es decir, con los mismos horarios y restricciones de turno para ese tipo de locales, pero sin poder poner a funcionar sus potentes equipos musicales.

Apenas una docena de locales se aferraron a la solución municipal con contados casos de éxito debido a las restricciones horarias, que ahora se mantendrán de manera idéntica. “Abrir hasta la una de la madrugada es insuficiente por la naturaleza de nuestros negocios, en principio no reabrirá nadie más”, asegura Pepe Reina, cuyo local de la calle Canóniga continuará con la persiana bajada.

Isabel Álvarez, al fondo, preparando el local en Avilés.

Isabel Álvarez, al fondo, preparando el local en Avilés. Ricardo Solís

Jesús Ángel Hurtado Paniagua, “Pani” | Empresario de ocio nocturno con local en Avilés

“Vamos a ser como cafeterías, pero con la música más alta”

Avilés, F. L. JIMÉNEZ

Óxido y telarañas, frío y oscuridad. Eso encontraron Jesús Ángel Hurtado Paniagua, “Pani”, y su socio Marcos Álvarez –dos clásicos de la noche avilesina– cuando el miércoles pasado abrieron la puerta del “Garaje”, el local de copas que regentan en el Carbayedo de Avilés, la zona más noctámbula de la Villa del Adelantado. Y es que trece meses cerrados –solo abrieron el pasado mes de julio– a cuento de la pandemia de covid han dejado huella en el bar... y en los bolsillos de los empresarios: “Fundimos los ahorros y nos empufamos, a ver de qué si no íbamos a vivir”, explica Pani.

La reapertura del “Garaje” ya es un hecho, pero “de aquella manera”, que decía aquél. “Con el horario limitado a la una, con restricción de aforo, con la gente sentada y sin poder bailar esto va a ser como una cafetería con la música un poco más alta. O sea, esto no es una solución para los bares de copas, es un pestiño. La noche, el alterne, es otra cosa”, reflexiona el empresario avilesino.

Pani y su socio han restringido personal, descartan programar música en vivo –“no sacaríamos ni para pagar a los músicos”, lamentan– y temen que las ventas no van a ser “ni parecidas” a las de antes de marzo e 2020: “Este parón ha acabado con todo, hasta con los noctámbulos ‘profesionales’, que también se han oxidado, como el bar; ahora, los que cerraban los garitos han comprado playeros caros y pasean el perro”.

Kike Álvarez y Edu Vallina, ayer, tras la barra del local nocturno en el que trabajan en Gijón, y que reabrió.

Kike Álvarez y Edu Vallina, ayer, tras la barra del local nocturno en el que trabajan en Gijón, y que reabrió. Juan Plaza

Ángel Paraja | Empresario de ocio nocturno de Gijón

“Es un paso poder reabrir, pero queda mucho por avanzar”

Gijón, P. ANTUÑA

En agosto del pasado año, cuando las restricciones se hicieron más duras, Ángel Paraja cerró su local de ocio nocturno situado en la Claudio Alvargonzález, en la zona del Puerto Deportivo de Gijón. Ayer, nueve meses después, volvió a abrirlo al público. “Es un primer paso poder reabrir, pero nos queda mucho por recorrer y avanzar”, explica Paraja. “Nos falta todavía para tener esa normalidad de trabajo, pero la clave era volver a estar ahí, funcionar y poder trabajar adaptándonos a las circunstancias”, señala.

Ayer, durante la tarde, el local “Genius”, retomó su contacto con el público. También lo hicieron dos de sus trabajadores. “Al retomar el trabajo hay dos empleados que han vuelto del ERTE, y si todo sigue así, podrá volver un tercero. Aunque no parezca mucho, si sumamos tres por cada establecimiento, es un impacto importante en la hostelería”, relata Paraja.

Respecto a las condiciones de reapertura, Ángel Paraja confía en que pronto les permitan un margen mayor: “Entiendo que de mano no nos dejasen hasta las cuatro de la mañana, pero las dos hubiera estado bien. Somos el sector más perjudicado, los últimos en volver a una relativa normalidad. El sector está muy machacado, y esperamos que a medida que vaya mejorando más la situación sanitaria, también nos suavicen las medidas”.

Alberto Díaz, ayer, en uno de los tres locales que tiene en la Pola.

Alberto Díaz, ayer, en uno de los tres locales que tiene en la Pola. S. ARIAS

Alberto Díaz | Empresario de ocio nocturno de Pola de Siero

“No son conscientes del problema que supone el cierre”

Pola de Siero, S. ARIAS

“De quienes dependen estas decisiones no están en la realidad de la calle, no son conscientes del problema que supone el cierre para el ocio nocturno porque lo hubieran solucionado, por lo tanto, pienso que vamos tarde”, afirma Alberto Díaz, empresario con tres locales y una compañía de eventos en Pola de Siero.

La apertura no alivia la presión bajo la que lleva el sector durante la pandemia, pendiente en su caso aún de cobrar las ayudas autonómicas, y el horario fijado no le convence. Por ello, seguirá con los dos negocios que tiene como cafetería abiertos y el pub continuará bajo llave. “No lo voy a abrir porque es pequeño, estamos mirando mucho la separación, la ventilación y todo lo que es necesario para mantener la seguridad porque los hosteleros somos los primeros que no queremos dar pasos atrás”, explica.

Además, Alberto Díaz considera que el cambio “de un día para otro” genera incertidumbre “porque es imposible organizarse”. Tiene siete empleados y dos siguen en ERTE. En cuanto a la empresa de eventos clama por una regulación para poder retomar la actividad con el inicio del verano a la vuelta de la esquina. “Es una vergüenza, si no tienes otra fuente de ingresos esto es frustrante”, concluye.

El empresario Javier Fernández, delante de su discoteca de La Felguera, que mantendrá cerrada de momento.

El empresario Javier Fernández, delante de su discoteca de La Felguera, que mantendrá cerrada de momento. L. M. D.

Javier Fernández | Empresario hostelero, con discoteca en Langreo

“Con estas normas, no tengo pensado abrir a corto plazo”

Langreo, L.M.D.

“Con estas condiciones no tengo pensado abrir a corto plazo”. Así de claro es el empresario hostelero Javier Fernández, que posee varios negocios en el valle del Nalón, entre ellos, una discoteca en La Felguera. Afirma que, en lo relativo a las normativas de la hostelería, y más todavía en las del ocio nocturno, “apenas se está dando margen de maniobra”. En las normas publicadas por el Principado “hay algunas novedades, y en ningún caso cumplen nuestras expectativas. Hay que reconocer el gesto que querer abrir el ocio nocturno, pero lo que se ha hecho es claramente insuficiente”.

Fernández habla de falta de previsión, porque “se aprueban las normas de un día para otro. Y nuestra principal reclamación” –es representante de la patronal Otea en Langreo– “no se ha aplicado”. Esta reivindicación era sencilla: “Tener dos horas más que el resto de los bares. Si las sidrerías y la gente sale de cenar a la una de la madrugada, poder estar abiertos hasta las tres”. Pero “no se nos ha hecho caso. Entre estos horarios y la exigencia de colocar medidores de CO2 en espacios cerrados, va a ser muy complicado que abrir las discotecas y los pubs sea viable”. El empresario subrayó además que el ocio nocturno está siendo “el sector más castigado” de la hostelería, “ni ayudas se ofrecieron. Lo que se ha hecho un gesto, pero insuficiente”.

Compartir el artículo

stats