Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los hosteleros, hartos de que las predicciones del tiempo fallen: “Dañan la imagen de Asturias”

Los meteorólogos vaticinaban lluvias durante los últimos fines de semana que no llegaron

La playa de San Lorenzo, en Gijón, a rebosar. | Ángel González

La playa de San Lorenzo, en Gijón, a rebosar. | Ángel González

Los meteorólogos vaticinaban que el pasado fin de semana no íbamos a poder desprendernos del paraguas en Asturias, y así lo ventilaron las cadenas de televisión nacional. Estas predicciones no disuadieron sin embargo a numerosos turistas que acudieron a la región “a refrescar”, y que mostraron su extrañeza por que no se hubiese desatado la fuerza de los elementos. El caso es que, salvo episodios puntuales, no cayó el diluvio que se esperaba y muchos hosteleros han mostrado su queja. José Luis Álvarez Almeida, presidente de la patronal hostelera Otea, no podía ser más gráfico: “Cada vez fallan más que aciertan y así están dañando la imagen de Asturias”.

Es una vieja queja que, a fuer de repetida, parece una frase hecha. “Llevo diez años al frente de Otea y no me he librado un solo verano de hablar del tiempo. Y la verdad: es perderlo. Deberían ser un poco más precisos. Hoy, una televisión privada daba lluvia para Asturias y no cayó una gota. Las predicciones, sobre todo de las televisiones nacionales, dejan bastante que desear. Tienen que acertar más”, añadió.

Las quejas llegan también del oriente de la región, donde tiran de ironía al señalar que “llueve sobre mojado, nunca mejor dicho: no hay un fin de semana que den buen tiempo. Siempre predicen agua, pero nunca llega. Así llevamos este año varios fines de semana, pero es algo que se repite todos los años”, indicó un empresario riosellano del sector del turismo rural.

La playa de Verdicio, en Gozón.| Mara Villamuza

El día más caluroso del año: 31 grados

Los meteorólogos acertaron hoy con el tiempo en Asturias. Vaticinaban calor, y se quedaron quizá un poco cortos. Y es que el Principado vivió el día más caluroso del año. La máxima, de 31 grados, se midió en Lena, y la siguiente, de 30, en Tineo. La tercera temperatura más alta de la región se registró en Salas, 29,9 grados. Y muy cerca, con 29,4, se quedó Mieres. Aller, con 28,6 grados, registró la quinta temperatura más alta de la jornada en Asturias.

El calor provocó que las playas se abarrotaran en el primer día verdaderamente veraniego. Pero el sol no se quedará por mucho tiempo: la predicción para los próximos días vuelve a estar pasada por agua, para alegría del turismo de chubasquero. Para mañana martes se prevén lloviznas o lluvias débiles más persistentes y probables en la mitad oriental, con temperaturas en descenso, localmente notable en el interior. Pasado mañana, continúa la tónica de cielos cubiertos, con lluvias débiles generalizadas y alguna tormenta en la montaña. El jueves siguen las lluvias. El panorama mejora para el viernes, día en el que no se espera lluvia, aunque se mantiene el ambiente nuboso, para empeorar el sábado y el domingo.

Compartir el artículo

stats