Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Barbón: “El asturiano no será vehicular, ni se pedirá a los médicos en oposiciones”

El Presidente defiende la “cooficialidad amable” ante Cs y acusa a Vox “de la mayor infamia en esta Cámara con su señalamiento a Pumares”

Adrián Barbón, ayer, junto a varias de las diputadas del PSOE en la Junta.

El presidente del Principado, Adrián Barbón, reveló ayer nuevos detalles de la “oficialidad amable” que abandera el PSOE en la reforma del Estatuto de Autonomía de Asturias y aseguró en la Junta General que la lengua asturiana “no será vehicular” en la educación, ni “se exigirá a los médicos y a las enfermeras en las oposiciones”. El debate de la oficialidad acaparó ayer parte de las intervenciones en las preguntas al Presidente, un turno en el que Barbón acusó al portavoz de Vox, Ignacio Blanco, de “cometer la mayor infamia” en la historia de la Cámara autonómica, por “no retirar la campaña de señalamiento” al portavoz de Foro, Adrián Pumares, cuya posición se presume decisiva para la aprobación de la oficialidad del asturiano.

“El asturiano no va ser una lengua vehicular”, avanzó Barbón, quien emplazó a la portavoz de Ciudadanos, Susana Fernández, a alejarse “de la postura radical y extremista” de Vox en el rechazo a la cooficialidad. “Queremos una oficialidad adaptada a nuestra realidad, sin obligaciones, y así será si el PSOE lidera la tramitación de esa ley y el Gobierno que la desarrolle”, esgrimió el presidente del Principado. Barbón también desveló que su Gobierno ha consultado a letrados del Tribunal Constitucional, que “nos han confirmado que hay una pluralidad de modelos para desarrollar la cooficialidad” porque, recalcó, “no hay un modelo único de oficialidad”. La portavoz de Ciudadanos tachó de “irresponsable” al Ejecutivo socialista por “no tener un estudio de los costes de implantar la cooficialidad en la administración regional”. Susana Fernández le advirtió del riesgo que entrañaría “detonar la bomba de la cooficialidad sin valorar las consecuencias de la onda expansiva” y planteó la siguiente hipótesis: “¿Qué pasará si un profesor invoca la libertad de cátedra para dar clases en asturiano?”.

La cooficialidad también protagonizó el intercambio de Barbón con Ignacio Blanco (Vox), quien centró su pregunta en “los contactos secretos” con otros partidos sobre la reforma del Estatuto. El Presidente empezó pidiendo una rectificación pública a Vox por “su campaña de señalamiento público” al portavoz de Foro, a cuenta de la oficialidad. Blanco vino a contestar que esas situaciones van implícitas en el cargo. “Hemos decidido ser políticos profesionales ¿Por qué tenemos miedo de que se traslade a la calle las posiciones que mantenemos aquí dentro?”, contestó el portavoz de Vox. “Nunca entraremos en el ámbito privado de ningún diputado, pero sí en el público”, mantuvo Blanco, quien se quejó de que “si los medios, dirigidos y financiados mayoritariamente por la izquierda” no dan cuenta de sus iniciativas, “lo haremos por otras vías”. La respuesta de Barbón fue contundente: “Estoy legitimado para pedirles una rectificación y condenar esta situación porque también lo hice públicamente cuando ustedes tuvieron acoso. Por eso les digo que esta es una de las mayores infamias en esta Junta General (..) No todo vale, ni cabe en esta Cámara. No vale hacer una campaña de señalamiento”, sostuvo el Presidente, quien defendió que “no se puede señalar a otros diputados, porque nunca se sabe en qué se puede convertir ese señalamiento. Le pido que reflexione”, concluyó.

Pulso feminista en el hemiciclo

El Presidente y la líder del PP cruzan acusaciones mutuas de prácticas machistas  

El presidente del Principado, el socialista Adrián Barbón, y la presidenta del PP de Asturias, Teresa Mallada, protagonizaron ayer otro tenso cruce de palabras a cuenta del feminismo, reprochándose mutuamente no actuar en favor de la igualdad de la mujer.

Durante el turno de preguntas, Mallada instó a Barbón a que no le dé lecciones de feminismo cuando “las dos únicas personas que ha cesado en el Gobierno del Principado son mujeres”. La presidenta del PP repasó su currículo hasta señalar que fue la primera mujer en presidir Hunosa y detalló las trabas que tuvo en la empresa hullera cuando, estando dirigida por un socialista, este le pidió renunciar a las hora de lactancia, que le correspondían por ley. “Mientras usted estaba en manifestaciones yo estaba pariendo o defendiendo el derecho de lactancia ante un director de Hunosa”, aseguró Mallada. En su réplica, Barbón afeó la conducta de Mallada por acusarle “nuevamente de machista” cuando, aseguró, él dirige un Gobierno paritario mientras que la actual presidenta popular “nunca nombró a una mujer para un puesto de alta dirección cuando dirigía Hunosa”. El Presidente repasó las cúpulas de ambos partidos y de los dos grupos parlamentarios y afirmó que su formación está integrada con la aportación de muchas mujeres en puestos de relevancia, “en el PP no hay ninguna mujer excepto usted”, para zanjar con una cita bíblica: “Por sus hechos los conoceréis”.

El INE vuelve a situar a Asturias a la cabeza del país en desigualdad 

La encuesta sobre calidad de vida que realiza el Instituto Nacional de Estadística (INE) ha vuelto a situar a Asturias a la cabeza del país en desigualdad, solo por detrás de Ceuta y Melilla. Esta encuesta analiza las diferencias entre los que más ganan y los que menos, que el pasado año alcanzó los 7,3 puntos frente a los 7,8 que ha había tenido en 2019. La media nacional de esa diferencia, el cociente entre los más ricos y los más pobre, es mucho más baja, de 5,8 puntos. Esta situación también reflejada en el informe Arope, que cifró en más de 287.000 los asturianos en riesgo de exclusión, fue advertida ayer en el pleno de la Junta por Adrián Pumares (Foro), que la relacionó “con las políticas que aplican los socialistas”. El presidente Adrián Barbón admitió su “profunda preocupación” por esta realidad que, recalcó, debe ser objeto de “un análisis sereno y sensato”.


PSOE, Podemos e IU salvan a la ministra Ribera de la reprobación por el lobo  

Los votos de los diputados autonómicos del PSOE, Podemos e IU evitaron ayer que prosperase la reprobación solicitada por el Grupo Popular en la Junta General contra la decisión del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico, que dirige Teresa Ribera, de incluir al lobo en el listado de especies silvestres de protección especial (LESPRE).

El diputado Javier Brea (PP) justificó la reprobación parlamentaria “en la actitud despreciativa e inaceptable” para con la ganadería extensiva. “Una política puede estar equivocada, pero no va contra nadie”, criticó el PSOE.

Compartir el artículo

stats