Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La evolución de la pandemia de coronavirus

El vía crucis de conciliar con hijos confinados en una Asturias con 19.000 personas aisladas tras dar positivo por coronavirus

El caso de unos padres de Lena pone de manifiesto las trabas para compatibilizar la actividad laboral con el cuidado de niños en cuarentena

Pedro Pardal y Marisol Martínez, con uno de sus hijos confinado en Lena. | Miki López

Conciliar cuando hay niños confinados se ha convertido en uno de los dramas cotidianos de la sexta ola de covid, que bate récords diarios de incidencia en Asturias en las últimas semanas. “Hay muchísimas familias en la misma situación, con hijos confinados por ser contacto estrecho, y sin tener con quien dejarlos al no existir la posibilidad de justificar la ausencia en el lugar de trabajo para cuidar al menor”, comenta un padre gijonés que vive estos días su particular “vía crucis” para atender al pequeño.

No es un caso aislado. Dos hijos de 14 y 6 años confinados en casa, otra niña de 12 pendiente del resultado de la PCR, sin posibilidad de teletrabajar y sin nadie que se pueda hacer cargo de los niños. Es la situación a la que se enfrentan Pedro Pardal y Marisol Martínez, una pareja de Lena. Ambos son sanitarios y no pueden trabajar desde casa, lo que impide que puedan quedar al cuidado de su hijos mientras dure la cuarentena. Han pedido que, al menos, a uno de ellos le concedan la baja laboral, pero “nos han respondido que bajo ningún concepto, y no de muy buenas formas. Nos sentimos desamparados”, planteaba Pardal ayer.

El hijo mayor dio positivo en un test de antígenos el día cinco y la PCR posterior, “que solicitamos nosotros”, confirmó el resultado, “por lo que debe estar siete días confinado”. Como consecuencia de ello, el adolescente no ha podido vacunarse y debe cumplir una cuarentena. “Mi mujer trabaja en una residencia geriátrica y yo soy auxiliar en el HUCA, por lo que no podemos trabajar desde casa. Nuestros padres son mayores y no se pueden hacer cargo de los niños. ¿Qué hacemos? ¿Dejarlos solos en casa?”, se cuestiona Pardal. Por ese motivo, decidieron pedir la baja temporal. La respuesta fue negativa. “Nos pusimos en contacto con el ambulatorio de Pola de Lena. La médico dijo que bajo ningún concepto nos iba a dar la baja y en prevención de riesgos nos dijeron que no nos podían solucionar la vida y que nos arreglásemos como pudiésemos”.

Asturias no registró el miércoles ningún muerto por covid por primera vez en un mes | Los hospitales contienen el aumento de ocupación

decoration

“Al final”, apunta Pardal, “estoy intentando cambiar descansos con los compañeros para poder quedarme yo con ellos, pero la vulnerabilidad que sientes es muy grande. Es algo aberrante porque te sientes vendido y me gustaría que se diese una solución a la gente que está en la misma situación”.

Gema Valdés, presidente de la Federación de Asociaciones de Padres Miguel Virgós, que aglutina a asociaciones de padres de toda Asturias, sostiene que el problema de la conciliación “lo llevamos sufriendo casi toda la pandemia, los confinamientos hacen más difícil compatibilizar la atención a los hijos con la vida laboral”. Aunque subraya que ha habido “guiños” como, por ejemplo, reducir el número de días de confinamiento a los alumnos, “aunque no dejan de ser insuficientes”. El repunte de contagios en las últimas semanas, sobre todo desde el regreso de las vacaciones de Navidad, ha generado nuevos problemas, “como determinar si eres o no contacto estrecho”, con el consiguiente impacto de “si tienes o no la posibilidad de una baja laboral”. Gema Valdés apunta que una de las novedades en esta sexta ola es el retorno del teletrabajo: “Hemos notado que se ha extendido esta opción en las últimas semanas, pero que se mantenga dependerá de cómo vaya esta ola”, asegura.

En la Federación de Asociación de Padres de Gijón no han recibido en los últimos días quejas relacionadas con el reciente repunte de contagios del coronavirus, pero su presidenta, María Gutiérrez, reconoce que las dificultades para conciliar “se han agravado muchísimo y los confinamientos suponen un problema añadido, es complicado gestionar la baja en las circunstancias actuales”. Un obstáculo añadido es que el recurso a los abuelos, la red primera de cobertura ante estos casos, no resulta ahora una práctica nada aconsejable dada la mayor vulnerabilidad de las personas mayores a los riesgos de salud que entraña el coronavirus.

Unos 19.000 asturianos permanecen aislados tras dar positivo por coronavirus

Unos 19.000 asturianos permanecen aislados en sus domicilios tras dar positivo por coronavirus en la última semana. Este es el reflejo numérico del impacto del covid-19 en la región, con una cifra de notable envergadura pese a que los contactos estrechos ya no están obligados a guardar cuarentena. Y también pese a que la duración de los confinamientos ha pasado de los diez días de las olas anteriores a los siete de la actual.

Anteayer, miércoles, por segundo día consecutivo, el Principado registró más de 3.000 casos de covid. En concreto fueron 3.190 contagios. una cifra inferior a los 3.605 computados el martes. La tasa de incidencia a catorce días ha aumentado a 3.351 casos por cada 100.000 habitantes, superior a la del conjunto de España, situada en 3.156 por 100.000. Ocho comunidades autónomas presentan mejores números que Asturias; otras ocho, cifras peores.

Lo mejor del balance de este pasado miércoles es que Asturias no contabilizó ningún muerto por covid. Hacía justo un mes, desde el pasado 12 de diciembre, que este indicador no quedaba a cero.

Otro dato positivo es el ritmo contenido del aumento de ocupación de los hospitales de la región. Ayer amanecieron con 426 pacientes ingresados con sospecha o confirmación de covid; de ellos, 369 en planta y los otros 57 en cuidados intensivos (UCI). La cifra de planta es muy similar a la del pasado domingo (367). La de UCI apenas varía con relación a la registrada el jueves de la semana pasada.

Compartir el artículo

stats