Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fallece Salvador Tranche, médico en Oviedo y referente nacional de atención primaria

El presidente de la Sociedad Española de Medicina de Familia sufrió una muerte súbita en su casa | Sus colegas destacan su talante “conciliador”

Salvador Tranche, en el centro de salud del Cristo (Oviedo). Luisma Murias

Pasó la primera parte de la mañana de ayer trabajando en su casa, intercambiando correos electrónicos con colegas médicos y, en torno a la una del mediodía, su corazón dejó de latir a causa de una muerte súbita. El fallecimiento de Salvador Tranche Iparraguirre, médico de familia del centro de salud del Cristo (Oviedo), ha originado una consternación muy considerable en la sanidad asturiana. El dolor y el pesar traspasaron con creces las fronteras de Asturias porque el doctor Tranche era, desde 2016, presidente de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SEMFYC). Estaba casado con la también médica Luisa Álvarez-Cagigas Cabrero y tenía dos hijos y cuatro nietos.

Sus compañeros y conocidos pusieron de relieve el equilibrio, el conocimiento de su profesión, la capacidad de trabajo y el carácter “conciliador” del doctor Tranche. El consejero de Salud del Principado, Pablo Fernández Muñiz, recibió la noticia con pesar: “Es un jarro de agua fría tremendo. Salvador Tranche era una persona con la que daba gusto conversar. Siempre era positivo y buscaba lo mejor para la profesión”, destacó.

Nacido en Yanci (Navarra), en 1957, Salvador Tranche tenía 65 años. A lo largo de su trayectoria desempeñó numerosas responsabilidades. Con solo 29 años, en 1986, asumió la gerencia de Atención Primaria del área sanitaria IV, con cabecera en Oviedo, cargo que desempeñó hasta 1996. Más tarde, presidió la Sociedad Asturiana de Medicina Familiar y Comunitaria (SAMFYC). Y hace seis años fue elegido para hacerse cargo de esta misma entidad, pero a nivel nacional. La junta directiva de la SEMFYC expresó su “dolor profundo” ante la muerte de Salvador Tranche. “Todos y todas estamos impactados”, añadieron.

Persona inteligente, cordial y mediática, en los dos últimos años, desde su cargo de presidente de Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria, organización que agrupa a miles de facultativos de toda España, Salvador Tranche desarrolló una relevante actividad divulgadora. Para los medios de comunicación, se había convertido en un referente nacional a la hora de chequear la pandemia de covid-19 y dar a conocer la situación de la red de atención primaria.

En una entrevista concedida a LA NUEVA ESPAÑA hace unos meses, señaló: “Es posible que, tras el covid, una de cada tres consultas de primaria sea telefónica”. Y añadió: “Los usuarios de la atención telemática son, principalmente, personas de mediana edad, que trabajan y que tienen patologías menores”.

Rubén Villa, médico del centro de salud de Grado y actual presidente de la SAMFYC, se mostraba ayer conmocionado: “Era muy querido, incluso por la gente con la que discrepaba”. El doctor Villa fue de los que ayer mismo intercambió correos con Tranche. Otro fue el coordinador del centro de salud de Contrueces (Gijón), Enrique Cimas: “No me lo puedo creer, estoy en shock”, exclamaba.

Desde la Real Academia de Medicina de Asturias, su presidente, Julio Bobes, definió al doctor Tranche como “un gran profesional y un líder de la medicina asturiana”. “Le conocí cuando se convirtió en gestor del área sanitaria de Oviedo, desde el ambulatorio de La Lila. También he compartido y disfrutado de su liderazgo nacional en la Comisión Nacional de Especialidades, en los últimos cinco años, y sobre todo en estros tres últimos, por sus valoraciones y aportaciones a la Real Academia de Medicina”.

El Foro de Médicos de Atención Primaria de Asturias, que aglutina a varios colectivos de la especialidad, hizo público su “pesar y profunda tristeza” por la desaparición de “un referente en la defensa de la medicina de atención primaria a nivel nacional y, por encima de todo, buena persona y excelente profesional”.

Faustino Blanco, exconsejero de Salud de Asturias y ahora director de la Fundación para la Investigación Biosanitaria de Asturias (Finba), lamentó la “enorme pérdida”. Y añadió: “Hoy es un día triste para la profesión, para los médicos de familia, para su sociedad científica, para la investigación, para los que nos consideramos sus amigos. En Finba/Ispa también estamos tristes”. Carmen Eva Pérez Ordieres, diputada autonómica del PSOE responsable del área sanitaria, hizo hincapié en “el rigor y gran sentido de la responsabilidad” del doctor Tranche, a quien definió como “un gran defensor de la medicina familiar al que se echará de menos”.

La hematóloga Esther González, del Hospital de Cabueñes (Gijón), señaló que Salvador Tranche fue “una de las personas más importantes de mi vida profesional”. Y agregó: “Tuve la suerte de ser su primera residente, con 27años, marcó mi vida y siempre estuvo para aconsejarme”. También desde el Hospital de Cabueñes, el especialista en análisis clínicos Javier Cepeda transmitía un mensaje de gratitud: “Era una persona admirable, que transmitía pasión porque amaba su trabajo. Me ayudó con mi tesis y siempre le estaré agradecido”.

Compartir el artículo

stats