Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mallada mantiene la portavocía del PP y seguirá midiéndose en la Junta con Barbón

La estructura del grupo parlamentario se mantiene tras los recelos ante la consulta para que la presidenta pasase a la Mesa de la Cámara

Teresa Mallada conversa con (por la izquierda) Álvaro Queipo, Pablo González y Pablo Álvarez Pire, en una imagen de archivo de un Pleno de la Junta. J. L. Cereijido

Teresa Mallada no prevé cambios en la portavocía del partido y, de hecho, protagonizará este miércoles el cara a cara con Barbón en las preguntas al Presidente. De este modo se zanja una cuestión que ha sobrevolado en ámbitos del partido después de la comparecencia pública de Mallada, este jueves, en la que anunció que daría "un paso a un lado" y no se presentaría a revalidar como presidenta del PP asturiano, allanando así el camino para la renovación. La pregunta es: y ahora, ¿quién tiene el control del partido?. Quienes han cuestionado a Mallada consideran que la decisión de Génova de que no sea candidata supone una "desautorización", pero la solución tras 24 horas de infarto en el PP asturiano pasa, según afirmó la presidenta del partido en su intervención, por una búsqueda "conjunta" entre ella y el presidente nacional Alberto Núñez Feijóo de la renovación del partido y la búsqueda de un candidato de unidad. La intervención pública de Mallada este jueves, que era conocida en la dirección nacional, no habla de dimisiones o pérdida de poder en tanto no se encuentre una solución.

El grupo parlamentario del PP es un reflejo del ecosistema del partido. Hay diez diputados y en las últimas semanas ha sido evidente la diferente sensibilidad en el grupo, prácticamente dividido en dos. El sector afín a Mallada realizó una consulta a los letrados de la Cámara para conocer cuáles serían las vías para colocar a Mallada como vicepresidenta segunda, en el puesto que desempeña Pablo Álvarez Pire. Esta consulta despertó recelos entre quienes han cuestionado el liderazgo de Mallada, que sospecharon de un intento de la presidenta de nombrar portavoz a Pire, afín a ella, aunque solo fuese para compensar su sacrificio como integrante de la Mesa. El malestar de este colectivo contrario a Mallada ha dejado en suspenso la operación, en una decisión tomada de acuerdo con Génova, que prefiere no tocar la composición del grupo en tanto no se resuelva la designación de candidato autonómico, según las fuentes consultadas.

Según medios del PP, Mallada no tenía previsto renunciar a la portavocía pese a la consulta jurídica, formulada porque algunos de sus fieles consideraban que quedaría menos expuesta tras la decisión de echarse a un lado. Sin cambios en el grupo, Mallada continúa como portavoz, y con la posibilidad de ser sustituida en algunas ocasiones por los otros portavoces designados: Pablo González, portavoz adjunto, y los suplentes, Álvaro Queipo y Beatriz Polledo.

Compartir el artículo

stats