La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El PSOE asturiano se rearma con el "fichaje" de Adriana Lastra como "número tres" del partido

Barbón recupera para el ámbito orgánico a la cabeza de lista por Asturias al Congreso

Adriana Lastra. MIKI LOPEZ

La ejecutiva de la Federación Socialista Asturiana (FSA) se rearma con la incorporación de Adriana Lastra como «número tres» de la organización para una nueva etapa en el escenario político asturiano, marcado por un mayor equilibrio entre los bloques de izquierda y derecha y el repunte tanto del PP como de Vox.

La propuesta de Adriana Lastra como nueva responsable de la vicesecretaría general de Acción Política e Institucional fue aprobada en la primera ejecutiva de la FSA tras las elecciones municipales autonómica, celebrada este lunes, y será trasladada por Adrián Barbón al próximo comité autonómico para su aprobación. Una decisión que supone el retorno de la diputada nacional y cabeza de lista por Asturias en el Congreso al ámbito orgánico del partido, en el que llegó a ser la «número dos» del PSOE federal de la mano de Pedro Sánchez, que la nombró vicesecretaria general, un puesto al que renunció en julio de 2022, aduciendo motivos personales ya que estaba embarazada. Adriana Lastra se centró desde entonces en su maternidad y permaneció alejada del primer plano de la actividad política, aunque en el comité autonómico de la FSA celebrado solo tres meses después, en octubre del pasado año, Adrián Barbón ya había anunciado que la exvicesecretaria general del PSOE repetiría como cabeza de lista por Asturias a las elecciones generales que entonces aún parecían muy lejanas, para diciembre de 2023. El pasado domingo, Adriana Lastra ya salió a valorar la evolución de la noche electoral en la sede de la FSA.

El «fichaje» de Adriana Lastra para asumir el teórico «número tres» de la FSA, un puesto vacante desde la marcha de Iván Fernández, el alcalde de Corvera, a la ejecutiva federal del PSOE, forma parte del «fortalecimiento» decidido por Barbón para afrontar el intenso escenario político que se avecina, con una derecha en auge en un panorama nacional marcado por el adelanto de las elecciones generales al 23J, y también con fuerzas renovadas en Asturias. El PP ha acortado distancias en la Junta General hasta el punto de estar a 935 votos de arrebatar un escaño al PSOE en el Oriente, que sería clave para la gobernabiliad del Principado cuando falta el recuento de un voto emigrante con la incertidumbre añadida de si se disparará la participación tras la simplificación de los trámites. Además, los populares han reforzado sus posiciones en el tablero de la política municipal asturiana, mientras que los candidaturas socialistas han perdido 17.000 votos en los ayuntamientos y pueden quedarse sin el gobierno de Gijón, pese a ser los más votados, si Carmen Moriyón (Foro) pacta con PP y Vox. El retroceso en el voto local en las alas también ha decidido a la FSA a nombrar nuevo secretarios para el Suroccidente, el Noroccidente, la comarca Oscos-Eo y Oriente, para tratar de ganar músculo y volver a conectar con la sociedad, en unas zonas donde Barbón apuntó como causa de la pérdida de apoyos el refuerzo a la protección del lobo por parte del Gobierno central.

Compartir el artículo

stats