La advertencia (y serias dudas) del empresariado asturiano sobre la Variante y el tráfico de mercancías

Representantes del sector privado ven falta de apoyo por parte del Principado y temen que los nuevos convoyes no sean aptos para el trazado

Túneles de la variante de Pajares. | Irma Collín

Túneles de la variante de Pajares. | Irma Collín / Xuan Fernández

Xuan Fernández

Xuan Fernández

Primeras dudas en torno al tráfico de mercancías por la variante de Pajares. Sectores del empresariado asturiano han trasladado en los últimos días a la Consejería de Fomento que dirige Alejandro Calvo su inquietud por varias cuestiones relativas al nuevo trazado. Por un lado, consideran que no hay previsión a gran escala sobre el uso de las vías. Y, por otro, quieren saber si los túneles están preparados para albergar futuros tipos de convoyes para mover carga, que se encuentran en proceso de construcción en este momento y que empezará a funcionar previsiblemente el próximo año. "Faltan certezas", coinciden varias voces del sector privado regional. El Gobierno autonómico, según varias fuentes, no acaba de despejar estas cuestiones, que se le empiezan a acumular encima de la mesa, pendiente también de la respuesta del Ministerio de Transportes de Óscar Puente.

De momento, las únicas certezas son las manifestadas por el Ministro y por Adrián Barbón, presidente del Principado, tras la apertura de la Variante. Puente fue claro: "Habrá capacidad para mover mercancías con un 15% más de carga y los costes se reducirían dos tercios". Varias voces representativas del empresariado asturiano echan de menos un plan más claro y "más concreción". Un mes antes de la apertura de la Variante, el Ministerio ya azuzó a los empresarios del Noroeste, pidiéndoles ser más "proactivos" en el marco del Corredor Atlántico, cuya obra estrella es la Variante. Aquella petición no sentó nada bien en el sector empresarial, que echa de menos precisamente, en los despachos oficiales, la proactividad que les pide la Administración. Varios directivos se quejan de interrogantes que consideran elementales. Por ejemplo: si el trazado actual de Pola de Lena a Gijón está preparado para permitir el paso de nuevos convoyes.

Para Asturias, según los expertos consultados, la Variante puede ser una oportunidad para las empresas, pero todo está por concretar y la autonomía va lenta, como los trenes por la vieja rampa de Pajares, en muchos apartados. El Gobierno de Sánchez tiene un compromiso con Europa de apostar por el tráfico ferroviario de mercancías, impulsando las llamadas autopistas ferroviarias, que en resumen se trata de diferentes fórmulas que permiten llevar la carga de los camiones directamente sobre los trenes. Eso, a juicio de las empresas y de la administración, abarataría los costes y también las emisiones contaminantes. El reto nacional pasa por llegar al 10 por ciento de media en el transporte por trenes, que es a lo que se ha comprometido el Gobierno en el inicio de la actual legislatura.

La apertura de la Variante da nuevos horizontes en ese sentido, pero Asturias se enfrenta también a la crisis generalizada del transporte de carga por tren a nivel nacional. España, y ahí está el gran inconveniente, está a la cola en ese apartado y el camión sigue siendo el medio predominante. Por tanto, según varios actores implicados, urge definir cuanto antes planes claros para no perder competitividad. "Casi todo está por estudiar y desde 2018 (cuando se incluyó a Asturias en el Corredor Atlántico) prácticamente no se ha hecho nada", lamenta Vicente Luque, ingeniero de Minas y actual presidente de la Plataforma Tecnológica de Túneles de Pajares.

"Se ha hecho mucha política y nos olvidamos de lo fundamental, que son los aspectos técnicos. No obstante, no tendría que haber problemas porque mañana no va a llegar una avalancha de trenes de mercancías, pero sí se ha perdido un tiempo valioso", explica Luque, que fue directivo de Hunosa y jefe adjunto del Programa de Redes Transeuropeas de la Comisión Europea. "Lo que no se puede, y eso es lo preocupante, es plantear una gran obra de este tipo sin saber para qué se quiere realmente", enfatiza Luque. "En el túnel de San Gotardo (Suiza) todo estaba previsto desde el primer día, mucho antes de que estuviese funcionando. Aquí, en Asturias, no", finaliza.

En la actualidad, la compañía que más mercancía mueve en Asturias es ArcelorMittal, especialmente, bobinas. Renfe es el operador principal, aunque desde Transportes aseguran que operadores privados están ya fabricando nuevas máquinas para mover mercancías a través de la variante de Pajares.

Javier Fernández, director del Museo de Ferrocarril de Asturias, también echa de menos más previsión respecto a las mercancías y mira con escepticismo el futuro. "El tráfico de mercancías en Asturias es lo que mueve Arcelor y lo que llega a los puertos", asegura este especialista. "La Variante es una grandísima obra, pero falta por ver en qué puede ayudar a la industria asturiana. No se puede cambiar la fuerza del camión ni será fácil", prosigue. "Una solución pasaría por los apartaderos para las compañías, como sucede con Arcelor", remata.

[object Object]

Reducción de costes. El Gobierno central asegura que la apertura de la Variante de Pajares supondrá una revolución para las compañías que muevan mercancía en Asturias. La estimaciones que traslada el Ministerio de Transportes que dirige Óscar Puente habla que de la reducción de costes sería de dos tercios. 

Más carga. La variante de Pajares permitiría, según la Administración, mover mucha más material respecto a la rampa de Pajares. El Ministerio sostiene que habría flexibilidad para transportar un 15% más de carga. Actualmente, la compañía que más mercancía mueve en Asturias es Arcelor.

Suscríbete para seguir leyendo