El consorcio Iryo pretende unir Asturias y Madrid con trenes de Alta Velocidad y "mejor precio"

La compañía hispano-italiana, con presencia en tres corredores, quiere abaratar los billetes en la región al entrar en competencia con Renfe

El consorcio Iryo, compañía privada de Alta Velocidad, dispuesto a unir Asturias y Madrid a "mejor precio"

El consorcio Iryo, compañía privada de Alta Velocidad, dispuesto a unir Asturias y Madrid a "mejor precio"

Mariola Riera

Mariola Riera

El consorcio hispano-italiano Iryo, la primera compañía privada de Alta Velocidad en España, está dispuesto a operar en Asturias y competir con sus trenes de alta de velocidad con Renfe una vez que se lleve a cabo el proceso de liberalización de vías férreas y Adif (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias) abra el proceso de adjudicación de las rutas.

Así lo ha explicado a LA NUEVA ESPAÑA un portavoz de la compañía, integrada por los accionistas de la aerolínea española Air Nostrum, la compañía ferroviaria Trenitalia y la gestora de concesiones de infraestructuras de transporte y servicios de movilidad Globalvia.

Iryo ya opera en España en tres corredores y once destinos del sur y el Levante, despliegue que está en fase de "consolidación", explican. "Sin embargo, bajo nuestra vocación de permanencia, tenemos interés llegar al máximo número de ciudades posible dentro de la península Ibérica y exploraremos la posibilidad de operar en las nuevas rutas que se abran a la competencia una vez que ADIF abra el proceso de adjudicación de capacidad para estas", aseguran en el consorcio. "Así que si sale Asturias en la oferta de liberación, optaremos a ello".

La presencia del Principado en la segunda fase de liberación se da por segura. Se incluirán también las líneas de Galicia y del País Vasco. El proceso ya está en marcha y se estima que podrían adjudicarse los surcos de capacidad –los tramos necesarios para que un tren circule entre dos puntos en un período dado– en los próximos meses. Con el tiempo para la fabricación de los trenes, el nuevo operador podría llegar en 2026.

La entrada de la compañía privada en la oferta ferroviaria asturiana abarataría los costes de los billetes, algo que ya se ha producido con la liberalización del tren de Alta Velocidad en Madrid, Barcelona, Valencia o Sevilla, con reducciones de precios en torno al 40%.

El abaratamiento de precios figura entre los objetivos de Iryo, tal y como ellos mismos explican: "Tras la liberalización del sector ferroviario este hecho histórico trae, por fin, la competencia, ofreciendo a los ciudadanos una mayor calidad de servicio, más frecuencias y, sobre todo, mejores precios".

En Iryo disponen de sus propios trenes y presumen de contar con los "más modernos de Europa" diseñados en especial para el consorcio. El llamado a circular por Asturias de Alta Velocidad sería el Frecciarossa 1000 –así se le llama en Italia–, con capacidad para 419 pasajeros y capaz de alcanzar una velocidad en torno a los 360 kilómetros por hora. "Nuestro tren de Alta Velocidad ofrecerá el mayor nivel de confort en España, al presentar una combinación entre innovación, tecnologías de propulsión y control avanzadas".

En la vecina Galicia también tienen la vista puesta en Iryo, después de que la liberación en el sureste español y el consiguiente abaratamiento de billetes hiciera que las tarifas a la comunidad se disparasen. El alto precio de los billetes es uno de los problemas que Asturias comparte con la comunidad vecina. Pero no solo esto.

Galicia y Asturias también afrontan el mismo problema del ancho de vías, ya que la diferencia entre las habituales de Alta Velocidad (ancho europeo estándar) y las del interior (ancho ibérico) ha impedido que hasta ahora circulen trenes del primer tipo por todo el territorio, al tener que ser estos de ancho variable.

Esto último se logrará en el Principado y Galicia con la entrada en servicio en los próximos meses de los nuevos vehículos (Avril) que se adaptarán al cambio de vías en Pajares. En Galicia se quedan en Orense. Actualmente la tecnología del ancho variable está limitada a fabricantes como Talgo y CAF.