Adrián Barbón, durante su primer viaje en AVE por trabajo: "No me extraña que Ayuso quiera subirse al tren de Asturias"

El presidente del Principado aclara la polémica por la ausencia de la presidenta de la Comunidad de Madrid en el trayecto inaugural

La distancia entre Oviedo y la capital de España se hará en el futuro "en menos de tres horas", recuerda el jefe del Ejecutivo asturiano

Adrián Barbón, durante su primer viaje de trabajo en AVE

Adrián Barbón, durante su primer viaje de trabajo en AVE / R. D.

Ramón Díaz

Ramón Díaz

“No me extraña que Ayuso quiera subirse al tren de alta velocidad a Asturias, todo el mundo quiere”, ha señalado este jueves el presidente del Principado, minutos antes de subirse a un convoy que lo lleva León, donde tiene una apretada jornada de trabajo. Barbón ha recordado las explicaciones del Gobierno central justificando la ausencia de la presidenta de la Comunidad de Madrid en el viaje inaugural de la variante de Pajares, en el sentido de que nunca se ha invitado a una presidenta cuando se inauguran tramos distintos a los de su comunidad, “y en este caso se trata de León-Asturias", matizó.

"Puedo entender que tenga ganas de subirse, y seguro que tendrá oportunidades de hacerlo en viajes de trabajo, como yo hoy, o para disfrutar. Este es un terreno lleno de oportunidades siempre”, añadió Barbón. Ha augurado que en el futuro, cuando circulen los trenes Avril y se ejecuten otras mejoras en la línea, el viaje de Oviedo a Madrid estará “por debajo de las tres horas”, lo que calificó de “muy importante”. En cuanto al trayecto hasta León, el presidente tardó una hora y nueve minutos.

El presidente asturiano subrayó que la Variante fue una obra en la que participaron gobiernos tanto del PSOE como del PP, aunque ha destacado que el 82% de la inversión correspondió a ejecutivos de su partido. “Pero, todos jugaron un papel, y muy importante”. Ha insistido en la importancia de que la Variante no solo esté abierta para viajeros, como pretendía, según subrayó, el expresidente regional Francisco Álvarez-Cascos. La importancia de que también circulen mercancías radica en que Asturias “necesita incrementar su capacidad logística”.

Barbón ha señalado que la jornada de este jueves es “otro día histórico”, como también lo fue el del miércoles, cuando el Rey Felipe VI presidió el acto de inauguración oficial de la Variante. Subrayó el ahorro de tiempo, superior a la hora, que supone el nuevo trazado ferroviario, “que seguirá mejorando”. Y ha augurado un notable incremento de las visitas en tren a Asturias, que cifró entre el 40 y el 50 por ciento, “aunque hay quien augura que se duplicará el número de viajeros”. Ha expuesto su convencimiento de que los atractivos de la región, unido a que se ha convertido en un “refugio climático”, será clave para un nuevo despegue turístico. Aspira a que Asturias se convierta también en un “refugio político”, alejado de la “crispación” y de los “insultos”.

El Presidente expuso su apuesta por reforzar la colaboración con León, a donde quiso realizar su primer viaje comercial por la Variante, en materia empresarial, deportiva y cultural con el empuje de la alta velocidad ferroviaria. El Principado y la Diputación mantienen su voluntad de avanzar hacia una posible fusión entre las estaciones de esquí de Fuentes de Invierno y San Isidro "como vía de futuro". De momento, anunció que se firmará próximamente un convenio por el cual el Principado indemnizará a la entidad leonesa con 2 millones de euros, a pagar en diez años, por la electrificación de la estación de esquí de Fuentes de Invierno, en Aller, a través de la leonesa de San Isidro.

El dirigente asturiano, amigo de los detalles simbólicos, vistió una corbata con los colores de la bandera de León. Y manifestó su sorpresa por una coincidencia: la comitiva del Principado que viajó a León estuvo integrada por siete personas, y al Presidente le correspondió el asiento siete del coche número siete.

Otra anécdota de la jornada fue que Barbón, que había adquirido para la ocasión un billete de la clase turista, se negó en redondo a pasar a un coche de clase preferente, pese a la insistencia de los mandatarios de Renfe, incluido el representante institucional de la operadora pública en León, Teodomiro González.

Lucía Castro, de tres meses, la más joven del primer día, en el tren del Presidente

 En el mismo tren en el que viajaba Adrián Barbón, un par de vagones más atrás, estaba la joven pareja formada por la ovetense Pilar Puerta y el malagueño Iván Castro, con su hija Lucía, de tres meses, sin duda la viajera más joven del convoy. Esta familia, que reside en Oviedo, tenía programado desde hace tiempo ir de jueves a domingo a Madrid, aprovechando las últimas semanas de baja por maternidad, y que así la bebé «conozca la capital», comentó el padre.

Pilar Puerta, Iván Castro y la pequeña Lucía, en el Alvia.

Pilar Puerta, Iván Castro y la pequeña Lucía, en el Alvia. / Ramón Díaz

Solo 20,30 euros por persona pagaron Manuel Ángel Martínez y Emma Fernández Barbón, un matrimonio de Langreo que reside en Gijón. Tenían que viajar ayer a Madrid «sí o sí» y a la hora elegida para ver el musical del Rey León. Emma aprovechó para cumplir su deseo de saludar al Presidente: «Siempre decía que si un día me lo encontraba lo saludaría». Relató que un nieto, ante la coincidencia de apellido, «me pregunta a menudo si somos parientes de Barbón, y yo siempre le digo que sí», comentó con gracia.

En cuanto a la venta de billetes, ayer fueron 2.200 para todos los trenes con origen y destino Asturias desde Madrid. La venta de billetes a bajo precio –desde 18 euros– sigue creciendo: a las seis de la tarde de ayer eran ya 71.722 los vendidos, de los cuales 61.108 son para viajes hasta el 15 de enero, y los 10.614 restantes de esa fecha al 15 de febrero, cuando finalizará esta promoción, a la que seguirá otra, con precios aún más bajos, cuando empiecen a operar los trenes Avril, en el primer trimestre de 2024.

[object Object]

El Principado y la Diputación de León anuncian que firmarán próximamente el convenio pactado en la anterior legislatura en torno a la electrificación de San Isidro. Asturias abonará a la Diputación 2 millones de euros, pagaderos en diez años. Podrían empezar a pagarse los primeros 200.000 euros en 2024. Antes de la firma encargarán varios informes.