26 de enero de 2013
26.01.2013

El PSOE de Madrid vigilará la gestión de Natalio Grueso en los teatros de la capital

Los socialistas ven «opacidad» en las cuentas de Artes - «Lo que pasa en Asturias está al margen de su trabajo aquí», según el gobierno de Botella

26.01.2013 | 01:00
Natalio Grueso, Manolo Díaz y Vicente Álvarez Areces, en la plaza del Niemeyer.

IU exige responsabilidades políticas tras las imputaciones por el «caso Niemeyer»
Juan José Fernández: «El silencio del ex presidente Vicente Álvarez Areces es cada día más inexplicable»

Saúl FERNÁNDEZ
A. P. GIÓN
El PSOE de Madrid vigilará la gestión de Natalio Grueso en los teatros que son propiedad del Ayuntamiento de la capital. Grueso, su mujer y un técnico de una conocida agencia de viajes han sido llamados a declarar como imputados por el juzgado de primera instancia e instrucción número 2 de Avilés como presuntos autores de un delito societario. La concejala Ana García D'Altri, responsable socialista de Cultura, aseguró ayer a este periódico que reclamará al área de las Artes del Ayuntamiento que preside Ana Botella que «ofrezca una información económica y que esta deje de ser opaca». Según García D'Altri el PSOE «no puede acceder a unos datos claros».

Grueso fue contratado por el gobierno de Ana Botella (PP) en marzo pasado. Bajo el manto del ex director general de la Fundación del Niemeyer están las dos salas del prestigioso teatro Español, de las Naves del Matadero, del teatro Fernán-Gómez y del teatro del Conde-Duque. «Llegó aquí como un fichaje estrella. No hemos observado ningún movimiento extraño en su gestión, aunque, repito, las cuentas que vemos son opacas», recalcó la concejala socialista y miembro del consejo de administración de la empresa pública Madrid Arte y Cutura, S.A. (Macsa). Reconoció García D'Altri que Grueso se mueve este año «con un presupuesto muy recortado, aunque en el Español, todavía sigue siendo decente», subrayó. «La novedad principal es que el área de la Artes ha reconocido que este año no todos los teatros municipales tendrán programación continuada porque no alcanza con el presupuesto que tienen», apuntó la concejala madrileña.

Por otra parte, una portavoz del gobierno municipal de Madrid aseguró ayer a este periódico que «lo que pasa en Asturias es algo al margen de su trabajo que Natalio Grueso desarrolla al frente de los teatros de Madrid», es decir, que el gobierno de Ana Botella no ha perdido la confianza en el ex director del Centro Niemeyer. La presidenta de la Fundación que gestiona el complejo cultural de la ría presentó el pasado 28 de diciembre una denuncia en los juzgados avilesinos al considerar mal justificados 400.000 euros de distintas facturas de los años 2007 a 2010.

El grupo municipal IU reclamó ayer responsabilidades políticas tras conocer la imputación del ex director de la Fundación del Niemeyer, Natalio Grueso, de su entonces esposa y de un amigo suyo y técnico en la agencia de viajes proveedora de la entidad, que tendrán que prestar declaración en el juzgado de primera instancia e instrucción número 2 de Avilés el próximo 13 de marzo. «Natalio Grueso no es un funcionario, es un cargo de confianza colocado a dedo. De su actuación debe responder la persona que lo apadrinó. El silencio del ex presidente (del Principado) Vicente Alvarez Areces es cada día más inexplicable», apuntó Juan José Fernández, concejal de IU a cargo del área de Cultura.

La coalición cargó contra Areces y contra las que fueron consejeras de Cultura durante su última etapa en el Gobierno regional, Encarnación Rodríguez y Mercedes Fernández. «Alguien hizo la vista gorda con las subvenciones. Los políticos no cumplieron con su labor de fiscalizar las cuentas», añadió Fernández.

El concejal de IU criticó que «hay una serie de personas con salarios indecentes que han hecho fechorías para lograr sobresueldos y beneficiar a familiares y amigos». «El que lo ha hecho lo pague y que devuelva el dinero malgastado y el que falta. Insistimos en que estos hechos tienen responsabilidades políticas», subrayó.

Juan José Fernández se refirió a la «culpa in vigilando», figura que recoge el Código Civil y que consiste en admitir que una persona es responsable de los actos que realiza otra sobre la que tiene un especial deber de vigilancia. «Esto que está tan de moda con el "caso Bárcenas" es lo mismo que ha ocurrido con el Niemeyer. Estamos ante una responsabilidad civil por no haber vigilado», concluyó el concejal de IU, que instó al PSOE a «depurar responsabilidades políticas y que aplique la tolerancia cero con este tipo de prácticas».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído