Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CLUB LA NUEVA ESPAÑA de Avilés

Alicia Fuertes: "Si dejas que las emociones negativas te invadan, te envenenas"

La terapeuta relaciona el bienestar con el trabajo en positivo de los pensamientos

Alicia Fuertes Tuya, ayer, durante la conferencia en la Casa de Cultura.

Alicia Fuertes Tuya, ayer, durante la conferencia en la Casa de Cultura. RICARDO SOLÍS

El clásico dice "mens sana in corpore sano", pero ayer la terapetuta y directora del centro de familia de la asociación Astarte, Alicia Fuertes Tuya, vino a decir también el mensaje complementario: que el cuerpo está más sano cuando la mente también lo está. Y es que, según advirtió, es normal sentir rabia, pero no puedes dejar que te invada: "Si no luchas con los estados de ánimo negativos, la inercia nos arrastrará y seremos invadidos por emociones cada vez más negativas, y todo ello repercute en nuestras relaciones". Pero no sólo en las relaciones, sino también en la salud: "Cuando rumias por semanas el pensamiento '¿Por qué a mí?', está comprobado que aumenta el cortisol en sangre, y ello entorpece el funcionamiento del sistema inmunitario. Si dejamos que nos invadan las emociones negativas te estás envenenando".

Para avanzar por el camino adecuado es importante, afirmó, no focalizar únicamente en las cosas negativas de la vida. "No debemos anticipar los temores y angustias, ni dejarnos invadir por pensamientos derrotistas". La psiconeuroinmunobiología, afirmó, demuestra que el cerebro es maleable, y que una persona positiva consigue hacer conexiones de neuronas que producen el pensamiento más creativo. Por eso un niño que se desarrolle en un entorno comunicativo y donde se siente aceptado tendrá un desarrollo más eficiente de las neuronas.

Una de las claves a la hora de no focalizar únicamente los aspectos negativos de la vida es ser conscientes de que todas las personas tienen "filtros" en el cerebro que hacen percibir sólo una parte de la realidad. "Los filtros mentales solo dejan pasar lo que nos interesa, que es lo que concentra nuestra emoción. Una persona deprimida no ve nada ilusionante, por eso es impmortante dirigir y cuidar nuestras emociones, porque lo importante de la emoción es que va a producir en el cerebro cambios que van a segregar unas hormonas". En definitiva, tener angustia es normal, pero si dura demasiado tiempo hace llegar los filtros negativos "y el riesgo sanguíneo disminuye, lo que nos hace quedar atrapados en bucles negativos de emociones".

Compartir el artículo

stats