14 de julio de 2018
14.07.2018
 

Organizan una batida popular para localizar a una menor desaparecida

La niña, de 13 años, se marchó de casa la madrugada del jueves al viernes, tras una discusión

14.07.2018 | 01:44
Organizan una batida popular para localizar a una menor desaparecida
Participantes, ayer, en la batida para buscar a la pequeña; en el recuadro, la fotografía de la menor.

Alrededor de medio centenar de personas se concentró ayer por la noche en la Iglesia de Santo Tomás para organizar una batida popular en busca de una menor desaparecida. La niña, de 13 años, residente en El Pozón, se marchó de casa la madrugada del jueves al viernes, tras una discusión con su tía, con la que vive. "Nos fuimos a la cama a medianoche y al levantarnos por la mañana, sobre las 7.00 horas, nos dimos cuenta de que no estaba", explicó Sara Rodríguez, su tía.

Rodríguez denunció su desaparición ayer por la mañana. Según fuentes policiales, en la denuncia consta que ella y la joven mantuvieron una discusión antes de ausentarse de casa. La búsqueda de la joven estuvo organizada por Andrea Rodríguez, miembro de la Asociación de Madres y Padres de Alumnos del colegio Santo Ángel, donde estudia la niña.

Según comentaron los participantes en la batida, la información con la que trabajaban es que la chica se marchó de casa sin teléfono móvil, sin ordenador y sin dinero. Los responsables de las pesquisas se organizaron por diferentes zonas. Se cubrieron las inmediaciones del Niemeyer, la zona de la ría de Avilés, el Nodo, el Carbayedo, el pantano de Trasona, el Quirinal, Llaranes y Sabugo. También se repartió la foto de la menor por los locales de ocio del centro de Avilés.

La Policía Nacional también activó un dispositivo de búsqueda al que se le sumaron los agentes de la Policía Local de Avilés y de Corvera. Los primeros tenían ayer disponibles cuatro patrullas. Según se comentó en la batida, la Guardia Civil también ayuda. La menor, según informó la familia, abandonó su casa vistiendo una camiseta de color verde, pantalones negros y unas deportivas. Ayer, tras difundir su imagen en redes sociales, centenares de personas compartieron la preocupación de su familia. Su padre, José Ramos, pidió colaboración ciudadana para dar con su paradero. La menor estudia en el colegio Santo Ángel y juega al baloncesto en el Avilés Sur, de Llaranes. Empezó en el equipo hace dos temporadas. Y aunque destaca por su gran altura para su corta edad -mide 1,70 metros-, no tiene una posición asignada. Al momento del cierre de esta edición, aún se desconocía su paradero.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook