11 de febrero de 2019
11.02.2019

"Estamos mejor que al principio", asegura la ministra de Industria sobre el futuro de Alcoa

Reyes Maroto destaca que la multinacional, reacia inicialmente a la venta de las fábricas, "ahora se ha comprometido a dar facilidades"

11.02.2019 | 02:41
Reyes Maroto conversa con la alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín, con motivo de la visita que la segunda realizó a la titular de Industria el pasado mes de enero.

La ministra de Industria, Reyes Maroto, "confía" en encontrar pronto un comprador para Alcoa, que garantice "no solo la viabilidad a corto plazo, sino también el futuro de las plantas (una en Avilés y otra en La Coruña)", que según considera "pueden ser rentables en un mercado como el del aluminio primario", en el que "hay una gran demanda". Reyes Maroto pone como ejemplo que invita al optimismo el caso de Vestas, para la que se encontró "un buen inversor, de capital español" y avanza que se analizarán "en profundidad" las ofertas disponibles, según manifestó ayer en una entrevista en la cadena Ser.

Aunque Alcoa, entró en detalles la Ministra, "siempre ha sido muy reacia" a vender las fábricas, ahora "se ha puesto por escrito el acuerdo por el que la empresa se compromete a dar facilidades para vender". Y remarcó: "Yo le pedí responsabilidad a la empresa, porque Alcoa tiene que ser parte de la solución".

Ante las ofertas existentes y la postura de la empresa, Reyes Maroto valora que "a día de hoy, estamos mucho mejor que al principio". Maroto ha asegurado que su reunión con los trabajadores de las plantas afectadas por la decisión de Alcoa de desinvertir en España fue "muy fructífera" y comentó que ese encuentro le permitió transmitir (a las plantillas) el "compromiso" que el Gobierno "siempre ha tenido" (con el futuro de las fábricas).

Maroto defiende además las últimas gestiones del Gobierno, con la creación, por ejemplo, de una comisión de seguimiento la pasada semana. Esto permite, según la titular de la cartera de Industria, "dar ese marco de actuación en el que las administraciones -en este caso, el Gobierno, la Xunta, el Principado, los trabajadores y Alcoa- propicien las soluciones definitivas a esta crisis". Y junto a esto, recordó los nuevos "instrumentos" desarrollados por el Gobierno, como el Estatuto de la Industria Electrointensiva o la "mejora" del contrato de relevo, que "van a ayudar a conseguir esa inversión".

A la preocupación por la situación de las plantas de Alcoa de La Coruña y Avilés se ha sumado en las últimas semanas en Galicia la crisis abierta en Ferroatlántica en la Costa da Morte -en las factorías de Cee-Dumbría- tras el anuncio de un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) durante dos años. Ante esto, Reyes Maroto sacó a colación el Plan Reindus, que pretende "garantizar el futuro de la industria, lograr que sea un elemento tractor de la economía española". Un plan del que también está pendiente Asturias y al que se acompañará con una hoja de ruta que se presentará "muy pronto" -señaló Maroto- en el Consejo de Ministros.

"Nos va a dar fortalezas para que las empresas puedan encontrar esa competitividad que en los últimos años han perdido, fruto también de la ausencia de política industrial y de un Ministerio de Industria que se ha visto que era necesario recuperar y este Gobierno lo ha hecho", aseguró.

Y sobre el futuro industrial, la Ministra argumentó que su departamento tiene "una mirada territorial". Conforme a esto, aseguró, "se está elaborando un mapa para detectar las debilidades y fortalezas de los territorios, también en las áreas industriales, para favorecer la toma de decisiones".

A la espera de novedades sobre la pretendida venta de la fábrica de aluminio de Avilés, la plantilla está volcada estos días en conseguir parar las cubas donde se produce el metal sin causarles daños que pudieran complicar su reencendido en caso de que llegase un inversor interesado en hacerse cargo de la planta.

Los trabajadores culminaron con éxito la semana pasada la parada de las cubas de la serie 2 (la más antigua de las que aún funcionan), unos trabajos que repetirán con la parada de las 144 cubas activas de la serie 3 (tiene 186 en total). Esos trabajos están fijados para los próximos días 13 y 14 de febrero, cuando el corazón de Alcoa dejará de latir y entrará en una especie de letargo vigilado a la espera de noticias.

El comité de empresa espera aclarar la semana que comienza hoy el futuro laboral de los trabajadores eventuales y de las subcontratas de aquí al 30 de junio (el día tope para cerrar o traspasar la fábrica a otro dueño). En este sentido, está pendiente una reunión con la compañía para trasladar la petición de que el personal auxiliar siga en el tajo. "Pediremos a Alcoa que busque fórmulas para mantener a esos trabajadores y que las instalaciones tengan un mantenimiento del cien por ciento hasta esa fecha", apuntó el presidente del comité, José Manuel Gómez de la Uz.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído