13 de marzo de 2019
13.03.2019

"Somos persigue a una empleada por ideología", responde el PSOE sobre la denuncia de "enchufismo"

El concejal de Personal afirma que más de 100 trabajadores municipales fueron nombrados "por el mismo procedimiento" que la técnica señalada

13.03.2019 | 03:01

El PSOE respondió ayer con contundencia a la denuncia de Somos sobre un supuesto "enchufe" en el área de Infancia y Juventud del Ayuntamiento de Avilés. "Manipulan el fallo judicial y persiguen a esta técnica únicamente por razones ideológicas, un método que recuerda a las depuraciones de regímenes dictatoriales", aseveró Raúl Marquínez, edil de Recursos Humanos. La formación morada afirma que un juez insta al Ayuntamiento a iniciar el proceso para anular la contratación de la responsable de Programas de Infancia, Adolescencia y Juventud por "no haber superado proceso selectivo alguno". Esa persona, dice Somos, ocupa el puesto por ser "afiliada del PSOE". El gobierno local niega todas las acusaciones.

"Contestaremos a la revisión de oficio que nos plantea el juez en relación con este nombramiento. La solicitud no significa, en absoluto, que se haya producido pronunciamiento judicial acerca de la nulidad o no de dicho nombramiento. Es más, el juez inadmite expresamente la petición de Somos de declarar nulo el nombramiento y opta por solicitar al Ayuntamiento que revisemos el procedimiento", explicó Marquínez.

El concejal de Recursos Humanos defendió que el procedimiento que se siguió para nombrar a esa trabajadora municipal fue "el mismo" que el Ayuntamiento de Avilés aplicó, "conforme a ley y con respaldo judicial," con más de 100 empleados públicos. "Estos trabajadores, tras la amortización de sus puestos de trabajo como personal laboral, se mantuvieron como personal laboral en los nuevos puestos de funcionario o aceptaron la transformación en personal funcionario, que es un caso idéntico a la reclamación formulada por Somos contra una única trabajadora municipal", recalcó el concejal socialista.

En ese sentido, Marquínez aclaró también que esa forma de proceder por parte de la administración local fue declarada "ajustada a derecho tanto por la Sala de lo Social como por la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA)". "Y este actuar también se lleva a cabo con todos aquellos empleados públicos cuyos puestos se transforman en otros, siempre que reúnan los requisitos para su desempeño", añadió el edil del Recursos Humanos.

Por ese motivo, Marquínez insistió en que Somos Avilés "manipula el fallo judicial y persigue a esta técnica únicamente por su adscripción ideológica, un método que recuerda a las depuraciones de regímenes dictatoriales". "Ningún grupo municipal, nunca, ha puesto en cuestión el procedimiento por el que este centenar de técnicos desempeña sus funciones, hasta que Somos empezó su campaña de acoso y persecución contra esta técnica únicamente por motivos ideológicos", aseveró el concejal socialista.

Primitivo Abella, concejal de Somos, por su parte, no quiso ayer entrar a valorar las declaraciones del gobierno local. Eso sí, quiso recordar de dónde viene el "problema" con esa plaza. "En 2012, una sentencia judicial obligó al Ayuntamiento a funcionarizar una serie de plazas reservadas para personal laboral. Suponía una transformación de esos puestos. Pues bien, entonces, se transformaron todas las plazas menos una, que fue ésa, que se amortizó. Y cuando amortizas una plaza, la persona que la ocupaba ya no puede estar", afirmó el concejal de Somos Avilés, muy seguro de su acusación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook