30 de noviembre de 2019
30.11.2019

Decretan prisión provisional para un joven por agresión sexual a una mujer en Llaranes

Los hechos tuvieron lugar ayer, en torno a las 7.30 horas, en la calle Martinete, a escasos metros del colegio Apolinar Hevia

30.11.2019 | 14:05
Decretan prisión provisional para un joven por agresión sexual a una mujer en Llaranes

Una juez ha decretado prisión provisional comunicada y sin fianza para el joven detenido por una supuesta agresión sexual en La Espina (Llaranes).

La heroica intervención de un vecino salvó ayer a una mujer de ser violada en Llaranes. Los hechos tuvieron lugar en torno a las 7.30 horas, en la calle Martinete, a escasos metros del colegio Apolinar Hevia. Fue entonces cuando este "samaritano", Sergio González, que pasaba por allí, escuchó gritos entre un coche y un camión. Al acercarse para ver qué ocurría, se encontró a un hombre con los pantalones bajados sobre una mujer que pedía auxilio. Al verse sorprendido, el supuesto violador echó a correr. González comenzó a seguirle mientras llamaba a la Policía Nacional. Minutos después, el supuesto delincuente fue detenido en las proximidades del barrio de La Luz. "Cuando echó a correr dije: a este lo pillo yo, no se puede escapar", explica el valiente avilesino.

Según el relato de González, todo sucedió en torno a las 7.30 horas. Fue entonces cuando aparcó en las proximidades del colegio Apolinar Hevia para dejar allí a los hijos de su pareja. Al bajarse del coche escuchó lo que parecían unos gritos. Metió rápido a los críos en el centro escolar y fue hacia el origen de las voces, entre un coche y un camión. Lo que se encontró fue impactante: un hombre, con los pantalones bajados, sobre una mujer que pedía auxilio. "Ella gritaba que le estaba violando. Entonces yo le di una voz: '¡qué haces!'", relata González.

Al verse sorprendido, el supuesto violador echó a correr en dirección a Villalegre. "No me lo pensé y empecé a perseguirle mientras llamaba a la Policía. No puede ser que haya gente así por la calle; quería que le pillasen", explica sobre la persecución, que les llevó hasta casi el barrio de La Luz. "Él al principio corría mucho, pero a la altura de Santa Apolonia se fatigó y bajó el ritmo. En ese momento yo aproveché para esconderme y seguirle caminando", relata sobre un rastreo que fue fundamental para que los agentes detuviesen al sospechoso, lo que consiguieron solo unos minutos después. "Nunca corrí tanto", reconoce con humor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído