Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El San Agustín prevé ampliar Urgencias con una nueva unidad de corta estancia

El gerente mantiene el plan de impulsar un área de observación, que reducirá ingresos en planta, para cuando disminuya la presión covid

El hospital San Agustín de Avilés.

El hospital San Agustín de Avilés. Lne

La muralla sanitaria levantada para hacer frente al nuevo coronavirus ha frenado la ejecución de algunos proyectos ambiciosos destinados a hacer más amigable el paso de los enfermos por el Hospital Universitario San Agustín, como es el caso de ampliar el servicio de Urgencias con una unidad de corta estancia. La intención del gerente, Ricardo de Dios, es retomar dicho plan una vez disminuya la presión asistencial por el nuevo coronavirus. Se trata de impulsar una unidad de prehospitalización –ahora inexistente– en la que puedan estar pacientes que no requieren ingreso pero que sí deben estar en observación no más de 24 o 36 horas. Con este servicio, según De Dios, se evitarán ingresos hospitalarios en planta.

“Hay pacientes que, por su patología, no están para irse a casa pero tampoco para ingresar y que necesitan estar en observación 24 o 36 horas porque tal vez necesiten oxígeno o la dispensación de un diurético, por poner unos ejemplos. Para estos enfermos se precisan unas camas y lo normal es que esta unidad esté a cargo del servicio de Urgencias”, explicó el gerente, quien apuntó: “A nosotros una unidad así nos dará mucho margen porque, de otra forma, a esos enfermos habría que subirlos a planta. Y una vez en planta se pasan dos o tres días con una facilidad pasmosa”.

La unidad de corta estancia de urgencias (UCEU) es una infraestructura de soporte y una alternativa clara a la hospitalización convencional de pacientes con requerimiento de atención urgente y que están afectados de algunas enfermedades crónicas reagudizadas (estacionales o no) o de patologías de gravedad leve o moderada de corta evolución, según un informe que firman los especialistas Alonso y Escudero, de hospitales de Barcelona y Pamplona, respectivamente. Su correcto uso, señalan, asegura un significativo ahorro de estancias en las unidades de hospitalización convencional, una reducción de la estancia media en los servicios médicos y quirúrgicos hospitalarios y una menor presión de urgencias, ya que aumenta la disponibilidad de camas tanto para el ingreso programado como para el ingreso urgente en hospitalización convencional y mejora, por tanto, el drenaje del servicio de urgencias. Por ahí pasa ahora el proyecto de ampliar Urgencias del San Agustín, que el gerente prevé desarrollar siempre que el covid de una tregua y permita readaptar el servicio, ahora con circuitos por el nuevo virus.

“Otra idea que tampoco podemos hacer ahora pero ahí sigue es la remodelación de la Unidad de Cuidados Intensivos con boxes independientes, queremos modernizar este servicio. Ahora tenemos muchas camas UCI y por todos los lados, pero la idea es hacer la obra y mejorar esa zona de críticos”, explicó De Dios, que también prevé reforzar en los próximos días salud bucodental con una nueva unidad que estará localizada en Villalegre.

Compartir el artículo

stats