Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salinas: algunos vecinos afean el “impacto visual y acústico” del “Eolo” pese a estar cerrado

“Era muy sencillo exigir a los técnicos que la instalación no hiciera ruido. También se podría haber enterrado”, señalan algunas voces críticas

Colocación del "Eolo" semanas atrás en Salinas

Colocación del "Eolo" semanas atrás en Salinas Mara Villamuza

El “Eolo” donado por Daniel Alonso y llamado a redondear el “skate park” de Salinas no es del gusto de todos. Pese a que esta estructura que toma como base un tubo eólico está aún sin inaugurar –se pospuso a finales de junio por un problema de sujeción–, algunas voces han criticado los “riesgos” que representa esta instalación deportiva ubicada en la calle Pablo Laloux. Más allá de las quejas verbales, un vecino ha presentado un escrito en el que advierte de la “peligrosidad” de la estructura, y lamenta la “contaminación visual y acústica” de la misma.

“Era muy sencillo exigir a los técnicos que el Eolo no hiciera ruido. De igual manera cabía la posibilidad de haberlo enterrado para prevenir la contaminación visual. Y ni que decir tiene, evitar accidentes”, dice el residente, que ha pedido el expediente del tubo.

La pieza, construida por el grupo Daniel Alonso, tiene una longitud de veinticinco metros y un diámetro que oscila entre cuatro y cinco metros y medio. Está dispuesto de manera horizontal a modo de una gran ‘U’ cilíndrica y es una estructura llamada a usar, sobre todo, por patinadores ya con cierta experiencia. Salvo algunos vecinos que viven en las proximidades de la instalación –los más quejosos por el ruido que generan los patinadores que se han colado hasta el momento, ya que la instalación está sin inaugurar de forma oficial–, los de Salinas están satisfechos con el resultado final del nuevo skatepark. Y es que en Salinas hay cantera de patinadores.

Por el momento, además, la nueva pista se ha convertido en un atractivo turístico más de un concejo que ha traspasado fronteras por sus olas y la afición surfera. Ahora el gobierno local deberá atender las peticiones contra el ruido del “Eolo” de algunos vecinos.

Compartir el artículo

stats