Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La depuradora se construyó de forma ilegal en Maqua y se suspende la reforma pendiente

La firma propuesta para la obra tendrá que recibir una indemnización de 50.000 euros | La actuación queda paralizada hasta que sea posible desafectar los terrenos

La estación depuradora de aguas residuales (EDAR) de Maqua. Ricardo Solís

Suspendida la reforma de la depuradora de Maqua. La Dirección General del Agua ha cancelado la licitación del proyecto y obra en la estación depuradora de aguas residuales (EDAR) al no haber conseguido resolver los problemas jurídicos detectados con los terrenos. La Secretaría de Estado de Medio Ambiente confirmó finalmente ayer a este periódico, tras reiteradas peticiones de información, que la licitación se ha paralizado por la “anomalía jurídico administrativa en la que llevan esos terrenos desde hace décadas” al haberse edificado ya en su día la EDAR en terrenos de dominio público marítimo terrestre y sin que conste ningún título habilitante al menos desde 1901. La urgente obra de la depuradora queda así suspendida hasta nueva fecha y la solución no se prevé a corto plazo, puesto que ahora hay que iniciar la desafectación de los terrenos para poder licitar de nuevo. El Gobierno central, además, tendrá que indemnizar con 50.000 euros a la empresa que había resultado adjudicataria, como establecen los pliegos, la unión temporal de empresas formada por Acciona Construcción y Acciona Agua.

La Contratación del proyecto y obra para mejora de las instalaciones de la EDAR de Maqua, y para las actuaciones adicionales necesarias para el tratamiento de su agua residual de muy alto contenido salino, salió a licitación a finales de diciembre de 2020 en 39,4 millones de euros (impuestos incluidos) y un plazo de ejecución de 34 meses (cuatro para el proyecto y 30 para la obra), tras años de espera por falta de presupuesto. El plazo de presentación de ofertas expiró ya el pasado febrero. Como informó este diario, optaron al concurso once candidatos y la mejor puntuación la obtuvo la UTE formada por Acciona Construcción y Acciona Agua. El Ministerio para la Transición Ecológica publicó a principios de mayo las ofertas económicas en la Plataforma de Contratación del Sector Público y pasaron los meses sin que se publicase propuesta definitiva de adjudicación.

LA NUEVA ESPAÑA de Avilés desveló el pasado 31 de agosto que la adjudicación de la obra estaba en el aire porque los terrenos necesarios para proceder a reformar y ampliar la EDAR de Maqua se hallan adscritos a zona de Dominio Público Marítimo Terrestre, lo cual constituye un obstáculo a su libre disposición para el uso pretendido. Son de Dominio Público Marítimo Terrestre bienes valiosos como las playas, las dunas, los acantilados, las marismas o los humedales litorales, tanto para su protección, como para su garantía de disfrute público. Y esa catalogación tienen los suelos de la EDAR.

La demandada y necesaria actuación permanecía bloqueada por discrepancias entre las direcciones generales de Costas y del Agua, ambas bajo el paraguas de la Secretaría de Estado de Medio Ambiente que dirige el asturiano Hugo Morán. Desde este departamento confirmaron definitivamente a última hora de la tarde de ayer que la licitación ha quedado suspendida, en vísperas del vencimiento del plazo para resolver la adjudicación.

Madrid confirmó que la EDAR de Maqua se construyó en dominio público marítimo terrestre sin ningún título habilitante. “La depuradora tiene derecho de uso pero es imposible crecer en terrenos adyacentes. Hay que resolver la situación de esos terrenos por la ilegalidad en la que está construida la EDAR de Maqua”, explicó una portavoz de la Secretaría de Estado de Medio Ambiente.

Ahora, se procederá al pago de la indemnización de 50.000 euros a Acciona y se activará el procedimiento administrativo para desafectar los terrenos de dominio público. Para ello se requiere un expediente de innecesariedad, trámite que corresponde a la Dirección General de la Costa y el Mar. Consiste en justificar que esos terrenos han perdido sus valores naturales dentro del dominio público marítimo terrestre y que son necesarios para la protección del medio ambiente del entorno.

Una vez que esté justificado y resuelto este trámite, explicaron desde el Gobierno central, el expediente tendrá que pasar al Ministerio de Hacienda para la desafectación. Y una vez que los suelos ya no sean dominio de Costas y pasen al patrimonio del Estado, el Ministerio de Hacienda podrá incoar el expediente de desafectación. Hasta entonces, la actuación no podrá salir de nuevo a licitación. Ya no hay fecha estimada alguna para la reforma de la depuradora comarcal.

La confirmación de la nulidad de la licitación trascendió el mismo día en que Avilés registró de nuevo inundaciones en Llano Ponte, un incidente que desde el gobierno local relacionaron con la coincidencia en el tiempo de la pleamar, la punta de precipitación y con un fallo registrado en la EDAR.

La depuradora de Maqua incumple la normativa comunitaria por no tratar convenientemente las aguas residuales desde que comenzó a funcionar y sufre un problema endémico desde su construcción por las filtraciones de mar y una atmósfera industrial agresiva. Como informó hace unos días este periódico, los costes del sistema de saneamiento y depuración de la ría de Avilés ascendieron en el último año hasta los 3,54 millones de euros. De esta suma, más del 38% se fue en 2020 a sufragar gastos de mantenimiento y reparaciones de la depuradora de Maqua. Esa cantidad anual la aporta la Junta de saneamiento y procede del impuesto de afecciones ambientales. Las reparaciones e inversiones acometidas desde 2014 para cubrir las deficiencias de la EDAR de Maqua se acerca a los cuatro millones de euros (exactamente 3.970.501,18 euros).

Compartir el artículo

stats