Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Puerto inicia contactos con empresas para decidir si compra suelo de Baterías

El reto de la Autoridad Portuaria es facilitar la expansión industrial con las energías renovables ofreciendo áreas logísticas y de almacenamiento

Muelle de Valliniello, en el puerto de Avilés. Mara Villamuza

La Autoridad Portuaria de Avilés ya ha iniciado contactos con varias empresas de la comarca para conocer sus necesidades y proyectos de cara al futuro, y su implicación con el desarrollo del puerto avilesino. La clave está en saber si sería necesario y rentable adquirir suelo en el espacio que ocupan las antiguas baterías de coque, y para ello es necesario que la industria permita dibujar un panorama que revele si necesitarán más espacio logístico y si tiene previsto ampliar instalaciones y talleres en los terrenos que queden despejados. Esa información es básica para el plan estratégico del puerto y la ordenación de su suelo.

El presidente de la Autoridad Portuaria, Santiago Rodríguez Vega, destacaba en una reciente entrevista en este diario que el fuerte del puerto avilesino es ser “industrial, vinculada la proximidad de nuestros muelles a la actividad industrial asturiana”. Partiendo de este principio, remarcó que el reto ahora es incorporar más suelo a la actividad logística industrial, para evitar que eso pueda repercutir de manera negativa en el desarrollo de nuevas actividades industriales.

El puerto avilesino tiene la posibilidad de incorporar en un corto espacio de tiempo 70.000 metros cuadrados en la margen derecha de la ría, en los suelos de las canteras que explota Acciona. De hecho, ya está en conversaciones con esta compañía y con Asturiana de Zinc (Azsa), que deposita jarofix en esa zona.

El problema es que, a tenor de las previsiones de crecimiento de la industria avilesina impulsada por las energías renovables, y más en concreto por la eólica, es posible que a medio plazo todas las proyecciones se queden cortas.

La Autoridad Portuaria necesita conocer los planes empresariales para prever si las distintas compañías tienen previsto invertir en nuevas instalaciones próximas al puerto o solo necesitan espacio logístico y de almacenamiento. Se trata de una información básica, explicaron las fuentes consultadas, para que el puerto decida si adquiere o no terreno en el antiguo suelo de Baterías y para qué, ya que debe consensuar con el Ayuntamiento de Avilés y Sepides el plan de usos desde el punto de vista urbanístico.

Y, además, señalaron las mismas fuentes, “el puerto debe vivir de sus propios recursos, ser rentable en sí mismo, y no puede frustrar el crecimiento de la industria ni comprar para tener después ese terreno baldío”.

Compartir el artículo

stats