Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las torres para los molinos eólicos más potentes del mundo se fabricarán en Avilés

Windar Renovables, del Grupo Daniel Alonso, construirá tramos para 16 aerogeneradores en Burgos capaces de producir cada uno 6 megavatios

Parque eólico en el concejo de Illano. Raquel L. Murias

La industria avilesina, en la figura de la empresa Windar Renovables (Grupo Daniel Alonso), tendrá una cuota de protagonismo en el próximo hito de la eólica española: construir una partida de 14 plataformas eólicas terrestres 5.X que tienen la particularidad de ser las más potentes del mundo, pues cada una de ellos puede producir seis megavatios de energía eléctrica al año.

Estos “supermolinos” bautizados como 5.X se instalarán en un parque eólico proyectado en la provincia de Burgos –curiosamente la tierra natal de Daniel Alonso, el fundador del conglomerado de empresas que lleva su nombre– y deben entrar en funcionamiento a principios de 2023. El encargo de las torres para este proyecto rompedor, confirmado a este diario por una fuente de la multinacional Siemens-Gamesa, evidencia que Windar Renovables no descuida el mercado “onshore” (terrestre) pese a que el foco de su atención lleva años puesto en las tecnologías eólicas “offshore” (marinas).

El parque eólico Iglesias, que así se ha denominado el proyecto, contará con catorce turbinas del novedoso modelo SG 6.6-170 y otras dos del modelo SG 5.0-145. En su conjunto, los dieciséis aparatos tendrán una capacidad de 94 megavatios. Las nacelles (la cabina que corona la torre y donde se ensambla el generador eléctrico propiamente dicho) se ensamblarán en la planta de Siemens Gamesa ubicada en Ágreda (Soria) y distintos proveedores españoles, entre ellos Windar Renovables, se encargarán de producir el resto de componentes.

Siemens Gamesa e Iberdrola son las empresas que se encargarán el montaje y de la puesta en marcha de lo que será el primer parque eólico que funcione en España con las plataformas más potentes del mundo para eólica terrestre. Un solo aerogenerador del modelo SG 6.6-170, con seis megavatios de capacidad, puede proporcionar electricidad a unos 5.000 hogares, aproximadamente toda la población que vive en el concejo de Cudillero. El acuerdo también incluye el mantenimiento de las turbinas durante cinco años.

Los tramos que permitirán levantar las torres o mástiles de los aerogeneradores son la parte del trabajo que debe realizar Windar Renovables. La altura de esos ingenios, si bien no ha sido precisada con detalle por los promotores del proyecto podrían rondar los 145 metros. Para hacerse una idea de la dimensión de semejantes colosos, la torre de la catedral de Oviedo tiene una altura de 80 metros y la torre de La Laboral de Gijón, el edificio más alto de Asturias, mide 130 metros. Los aerogeneradores SG 6.6-170 dan idea en su propio nombre de su potencia y dimensiones: 6,6 es la capacidad teórica de producción de megavatios y 170 son los metros de diámetro de sus rotores (aspas).

En términos comparativos, los “supermolinos” 5.X pulverizan los registros históricos de la eólica terrestre y evidencian el espectacular avance tecnológico que ha experimentado el sector: estos aerogeneradores multiplican por once la potencia de los primeros fabricados en la década de los años noventa del pasado siglo (apenas superaban el medio megavatio de potencia) y cuadruplican tanto su altura como el diámetro de los rotores. De este modo, con la instalación de menos aerogeneradores se obtienen iguales o mejores rendimientos energéticos que con el despliegue de decenas de ellos.

Los 94 megavatios de energía limpia que producirá este parque eólico permitirán proporcionar electricidad a más de 75.000 hogares, más de la mitad de la población de la provincia de Burgos. Además, evitará la emisión anual de 250.000 toneladas de CO2 al año, lo que equivale a las emisiones de unos 150.000 vehículos. Para lograr este ahorro de CO2 sería necesario plantar cuatro millones de árboles.

Con este proyecto, Siemens Gamesa ha firmado ya acuerdos por un total de 3,6 gigavatios con la plataforma 5.X en todo el mundo desde su lanzamiento. La compañía ha firmado contratos para instalar su turbina más potente en seis países, incluidos Suecia, Finlandia, Reino Unido, Alemania, Brasil y, ahora, España. En su condición de fabricante español de referencia de torres eólicas, Windar Renovables va de la mano de Siemens-Gamesa y de Iberdrola en muchas partes del mundo y ha sido partícipe de anteriores retos tecnológicos que pusieron a prueba la capacidad productiva de los talleres de la ría de Avilés. Así ocurrió con el primer aerogenerador marino enteramente español, el prototipo G128-5.0; o con los soportes para las torres del primer parque eólico marino de Portugal, entre otros hitos reseñables.

Compartir el artículo

stats