Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La rula cede ya parte del excedente al hospital de la fauna salvaje de Redes

El Principado y la lonja avilesina firman un acuerdo para luchar contra el desperdicio alimentario, que el año pasado alcanzó las 80 toneladas

El consejo de administración de la Nueva Rula de Avilés, reunido ayer. | Mara Villamuza

Desperdicio alimentario cero. Con este objetivo trabaja desde hace tiempo la Nueva Rula de Avilés, que ahora ha dado un paso más en colaboración con la dirección de Medio Natural y Planificación Rural para desarrollar acciones conjuntas para luchar contra el desperdicio alimentario e impulsar actuaciones de educación ambiental.

Este programa de colaboración pionero en España tiene tres patas: por un lado, la flota colaborará en la detección y notificación de varamientos de animales marinos con el fin de facilitar su recuperación, seguimiento y reintroducción en el medio marino.

La Nueva Rula, que abandera la marca “Pescado de confianza”, cederá asimismo parte de sus excedentes comerciales –un total de 80 toneladas en 2021– al Centro de recuperación de la fauna silvestre de Sobrescobio, en Redes, y promoverá y participará, en tercer lugar, en acciones formativas específicas y en trabajos de investigación sobre las materias objeto de la acción y en formaciones en materia de educación ambiental dirigidas al público en general.

El director general de Medio Natural, David Villar, visitó ayer las instalaciones de Conde de Guadalhorce, donde el gerente de la lonja, Ramón Álvarez, hizo las veces de anfitrión. “Este protocolo es un punto y seguido en la colaboración que tenemos con la Nueva Rula”, sentenció Villar, que valoró que los distintos agentes implicados colaboren en la red de varamientos y se cierre el ciclo con la cesión de excedentes para el cuidado de estos animales, que se alimentan así de la misma forma que si estuvieran en el medio natural, al tiempo que se logra el desperdicio alimentario cero.

“Nuestra flota, además de ser sostenible, contribuye a cuidar a especies varadas, y nuestra intención es que colabore también en la posterior reintroducción de especies”, dijo.

¿Qué alimentos se destinan al centro de recuperación? “Se trata de pescado que es perfectamente válido para el consumo humano, pero que por sus características organolépticas es rechazado”, dijo Villar.

Aclaró Álvarez: “Independientemente de que el producto sea apto para el consumo, se producen retiradas porque no llega a un precio mínimo, y ese producto va para animales o, cuando es muy abundante, se reparte a través del Banco de Alimentos”. “Hay merluza, pero sobre todo especies pelágicas. También descartes sobre todo de bacaladilla de barcos de arrastre”, manifestó Álvarez.

Esta iniciativa está enmarcada en la etiqueta “Pescado de Confianza”, que ha sido diseñada para poner en valor un conjunto de procedimientos de control aplicados sobre todos los productos pesqueros que acuden a la primera venta, a lo que hay que añadir unas buenas prácticas de manipulación a bordo y todas las ventajas ofrecidas por un sistema de subasta de vanguardia, altamente tecnificado y expresamente concebido para favorecer la acción comercial. Avilés luce esta etiqueta ya desde hace años.

La cifra de negocio creció un 8,8%

La cifra de negocio de la Nueva Rula de Avilés experimentó un crecimiento de 3,7 millones de euros en 2021, lo que supone un incremento del 8,8 por ciento respecto al año anterior, según el balance abordado este lunes por el consejo de administración de la entidad. En cuanto a los costes de explotación, los correspondientes a aprovisionamientos crecieron con mayor intensidad que la cifra de negocios, un 9,1 por ciento, lo que ha deteriorado los márgenes obtenidos por las ventas.

Dada esta evolución de los ingresos y los costes de explotación, el beneficio de explotación de la sociedad se ha reducido un 16,5 por ciento entre 2020 y 2021, situándose en 161.258 euros. La acumulación de resultados ha permitido que los fondos propios de la sociedad superen el millón de euros, mientras que la deuda financiera se ha reducido en casi 480.000 euros durante el último ejercicio.

El fondo de maniobra continúa siendo positivo, según la lonja, que ha precisado que se ha incrementado en un 48,6 por ciento durante el último ejercicio (más de 213.000 euros), alcanzando un importe de casi 700.000 euros.

Los gastos de personal y los costes correspondientes a la amortización del inmovilizado se mantuvieron prácticamente estables, explicaron mediante un comunicado de prensa facilitado tras la reunión del Consejo, que se celebró en las instalaciones de Conde de Guadalhorce.

Compartir el artículo

stats