Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los hoteles auguran su resurgir con el “lleno” de la próxima Semana Santa en Avilés

El Salón de Mascotas de La Magdalena, las vacaciones de Pascua y el Duatlón confirman a Avilés como un destino turístico al alza en Asturias

Terrazas en el parque del Carbayedo de Avilés. RICARDO SOLIS

La Semana Santa marca el inicio del año turístico. Las agencias de viajes comienzan a buscar destinos y los hoteles y restaurantes comienzan a llenarse de visitantes. Las reservas ya realizadas en los hoteles de la ciudad permiten aventurar que Avilés volverá a ser uno de los principales destinos del turismo interior.

Los alojamientos están a punto de colgar el cartel de completo y prevén que esa alta ocupación se repita el próximo verano.

Por el momento, el fin de semana el sector ya cuenta con una importante cita para calentar motores, Principets, –que recibirá en el pabellón de La Magdalena a unas 4.000 mascotas–. La organización de la cita ya expresó sus dificultades para alojar a los propietarios de esos animales.

Tras la Semana Santa, llegará otra gran cita para el sector servicios, que será los días 23 y 24 de este mes, poniendo el colofón a una semana de mucho ambiente en la ciudad que dará comienzo con el Lunes de Pascua.

La campaña de Semana Santa de este año nada tiene que ver con la de 2021. En aquel entonces, Asturias estaba cerrada perimetralmente para intentar vencer así el ritmo de los contagios de covid. Es más, la entrada y salida de la comunidad durante ese período vacacional solo estaba permitido por causas justificadas y debidamente acreditadas.

Y, como es lógico, la hotelería –y también la hostelería– se resintió. Ahora, la pandemia es menos pandemia y los hoteleros ya abren los ojos ante la esperada normalidad.

Estefanía Álvarez, recepcionista del 40 Nudos, prevé una “temporada muy buena” y fija el inicio en Semana Santa. Si aún tiene habitaciones libres de lunes a miércoles de la próxima semana, de jueves a sábado, lo tiene “todo completo”.

Esa afirmación marca la tónica general de una ciudad que se ha abierto al turismo en los últimos años y que ha propiciado una nueva actividad que cambia la cara a una villa que hasta hace pocas décadas vivía casi únicamente del sector industrial.

El “lleno” o el “casi lleno” no sólo se circunscribe a los establecimientos del centro, también a los barrios. Y como ejemplo, la propietaria del hotel Villalegre, Paula Alonso, no duda en que su negocio “estará lleno” si bien aún tiene habitaciones libres para la próxima semana. “Confiamos en que siga así para el verano, como el pasado año”, indicó la hotelera, que como en el Palacio de Avilés, donde prevén una alta ocupación estos días.

“En Alda Palacio Valdés contamos para los días fuertes de Semana Santa, de jueves a domingo, con una ocupación media del 85% y esperamos llenarlo en los próximos días”, afirmó Raquel Silva, responsable de comunicación.

Esa cifra duplicará las cifras registradas el pasado año por esas fechas. “La Semana Santa es el punto de inflexión que nos prepara para la temporada alta, pero este año será más que nunca el pistoletazo de salida de una campaña histórica”, indicó Silva.

La directora del hotel Oca Villa de Avilés, Aida Iglesias, detalló que las previsiones para Semana Santa “son buenas y más teniendo en cuenta que el año pasado no se podía viajar”. “Ahora tenemos una ocupación del 90 % para el viernes y el sábado al 70 %. Hay que tener en cuenta que las reservas llegan por goteo”, apuntó Iglesias, quien avanzó además que la ocupación para la siguiente semana, la del duatlón, es incluso superior, cercana al 95 %.

El hotel Don Pedro también prevé colgar el cartel de completo la próxima semana. “La tendencia sería llenar el hotel en Semana Santa y esta situación nos aboca al próximo verano que, salvo por factores exógenos, prevemos que también vendrá bien no solo para la hotelería sino también para Avilés”, indicó el propietario del hotel, Julio Álvarez.

Compartir el artículo

stats