Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los colegios de Avilés capean la baja natalidad mejor de lo esperado para el próximo curso

Los colegios concertados mantienen o llegan a aumentar la matrícula de nuevos alumnos y entre los públicos hay tanto subidas como bajadas

Alumnado del Marcelo Gago que es el centro que más crece en Avilés. MARA VILLAMUZA

Los centros concertados capean la baja natalidad incluso con aumento de alumnado de cara al próximo curso. Los públicos sufren, sin embargo, una merma en el número de matriculados “aunque menos de la esperada inicialmente”, según apuntan fuentes docentes. Los períodos de matrícula han finalizado, a la espera de los datos definitivos que se fijarán en septiembre, con la vuelta al cole. El Marcelo Gago vuelve a ser el centro que más crece en Avilés: sube 23 alumnos, gana unidades y así lleva unos años. Ahora, cuenta con 205 pupilos y hace cinco cursos había 98 pequeños matriculados en el colegio de La Magdalena y solo 33 nuevas solicitudes. “Tendremos catorce unidades frente a las siete que teníamos entonces, estamos muy contentos”, señaló el director, Javier Sarasola.

Otro dato a tener en cuenta es el incremento de alumnado del Virgen de Las Mareas, que alcanzará los 24 alumnos, duplicando el número de pequeños de Infantil. La Carriona es el otro centro que crece de manera tímida, pero aumenta su alumnado. Recibirá dos pupilos más que los actuales 95.

La otra cara de la moneda en los centros de Infantil y Primaria de Avilés, es la baja matrícula registrada en el colegio de Versalles. El centro de la calle Reconquista prevé la pérdida de unos veinte alumnos con respecto a este curso. Su centro vecino, el Marcos del Torniello, recibirá doce alumnos menos para alcanzar unos 160. La Luz también tendrá menos alumnos. “Bajamos, pero nada llamativo, es lo esperado, no hay niños”, afirma Loles del Campo, directora del Poeta Juan Ochoa, que ha recibido 13 nuevas matrículas en el primer curso de Infantil para niños de tres años. En Villalegre, Adolfo García, su director también verá reducido su alumnado, que contará con unos 300 pequeños el próximo curso. El Quirinal también prevé una merma de alumnado, que rondará “a la baja” los 585 pupilos actuales.

Hay centros que han conseguido cuadrar las cifras del curso que está a punto de terminar, se mantendrán alumno arriba, alumno abajo en las matriculaciones de este año lectivo. Así, Sabugo, Palacio Valdés, Llaranes y La Toba conservan el número de escolares porque la salida de los alumnos de Sexto se compensa con la entrada de niños en el aula de 3 años y otros cursos de Infantil y Primaria. Lo mismo le ocurre al Enrique Alonso, al que la salida de 45 niños para el instituto “ha sido equilibrada con los 42 nuevos registradas en Infantil y Primaria” y a falta de contabilizar alguna matrícula más. “Estamos satisfechos con estos datos teniendo en cuenta el problema de natalidad actual”, señaló Ramón Estébanez, su director.

Educación concertada

Los centros concertados prevén una tónica ascendente en nuevas matriculaciones. El San Fernando rondará los 1.700 alumnos incluyendo Infantil, Primaria y Secundaria. Eso sí, este año han recibido más solicitudes para niños de tres años, un total de 71. En el colegio Paula Frassinetti, en Las Doroteas, la subida es de nueve alumnos en total para alcanzar los 784. “Es un año complicado por la natalidad, pero nos fue bien, hubo 38 matrículas nuevas en Educación Infantil”, señaló el director del centro, Juan Muñiz. El otro centro concertado que sube es Nuestra Señora del Buen Consejo, situado en el barrio de El Pozón. “Hemos aumentado la matrícula respecto al curso pasado, aumentamos en 3 alumnos en Infantil, 2 en primaria y 7 en ESO; es decir, en Infantil pasamos de 51 a 54, en Primaria, de 148 a 150, y en ESO, de 108 a 115”, resume Noelia Blanco, directora del Buen Consejo.

Compartir el artículo

stats