Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gozón pide auxilio a la FACC y a empresas privadas para cubrir las plazas de socorristas

El Alcalde asegura que 38 personas confirmaron su incorporación y 12 como reservistas, pero solo se presentaron 30 y el resto "ni avisó"

Socorristas y bañistas en Luanco, en una imagen de archivo. MIKI LOPEZ

La mitad de los socorristas que se habían comprometido con el Ayuntamiento de Gozón, ni se presentaron ni avisaron que no se iban a presentar. Esta es "la realidad" que explicó ayer el alcalde, Jorge Suárez, para aclarar por qué el servicio de salvamento no cuenta aún con la totalidad del personal que necesita. El regidor también anunció que se han pedido presupuestos tanto a la Federación Asturiana de Concejos (FACC) como a varias empresas privadas para contratar efectivos, y que espera que las plazas se puedan completar en estos próximos días.

La falta de socorristas y la dificultad para cubrir los puestos no es un problema exclusivo de Gozón. Aunque fue en su playa principal, en la de Luanco, donde personal de salvamento anunció por megafonía la carencia de medios humanos y materiales. Según unas fuentes, lo hicieron como medida preventiva para que los bañistas actúen con precaución. Pero la interpretación no fue la misma desde el Consistorio, que ha abierto un expediente, de momento informativo, a los coordinadores por tener conocimiento del uso de los medios para una actividad que no correspondía.

Pero más allá de cómo se resuelva dicho expediente, el Alcalde explicó ayer el origen de la escasez de socorristas en las playas del concejo. La bolsa con la que contaba el Ayuntamiento correspondía a la convocatoria del año pasado y en ella había más de 60 personas registradas. Cuando llegó el momento de organizar el servicio, se les fue llamando y 38 confirmaron su incorporación, además de tener otros 12 disponibles. Así que al tener cubiertas las necesidades, incluso con personal para cubrir posibles bajas, no se realizó una nueva convocatoria.

La Federación Asturiana de Concejos (FACC) gestiona este año los servicios de salvamento de ocho concejos playeros, además de los que corresponden a piscinas municipales de otros dos. Se trata, en el primer caso, de los municipios de Ribadedeva, Llanes, Caravia, Colunga, Soto del Barco, Valdés, Coaña y Tapia de Casariego. Y las piscinas públicas de Sariego y Noreña.

El sistema consiste en que los ayuntamientos presentan una solicitud planteando sus necesidades, y los técnicos de la Federación calculan el presupuesto. Si el consistorio lo acepta, es la FACC la que se encarga de todo.

En total, 135 socorristas que se contratan a través de una bolsa de empleo que se abrió en mayo. Sin embargo y ante la carencia del suficiente número de efectivos, fue necesario realizar posteriormente una convocatoria extraordinaria. Igual que le ocurrió a los municipios que gestionan directamente sus servicios de salvamento, como Gozón y Castrillón, inicialmente se habían apuntado 215 personas, y un 25 por ciento no se presentaron a las pruebas o no finalizaron el proceso al no formalizar la totalidad de la documentación que se exigía.

Ocho vacantes

El problema en Gozón surgió el mismo día en que ese personal se tuvo que presentar en el Ayuntamiento. "De todos los que habían confirmado, solo los hicieron 30. El resto, ni siquiera avisó de que no se presentaría o que renunciaba", explicó el alcalde gozoniego. La situación se volvía además compleja porque ya no daba tiempo a realizar una nueva convocatoria, dada la premura de plazos. Así que la temporada de baños se tuvo que poner en marcha con solo 30 de los 38 efectivos con lo que debe contar el servicio de salvamento de Gozón. Con esos medios humanos, hubo que realizar la distribución en las distintas playas, y alguna, como la de Antromero, se quedó sin cubrir. Ese arenal no había contado con puesto de salvamento hasta el año pasado, pero de momento tendrá que esperar.

Compartir el artículo

stats