Blog 
Filazón
RSS - Blog de MªEsther García López

Archivo

  • 30
    Marzo
    2018

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Oviedo asturias

    A mio ma

    Tenemos que siguir lluchando con fuercia polos nuesos derechos

     

    Un añu más ye’l momentu de
    reconocer el valir de la muyer na
    nuesa sociedá y sobre too reivindicar
    los nuesos derechos como
    persones y como muyeres. Fuimos
    y somos trabayadores incansables,
    tresmisores de cultura,
    educadores de los nuesos fíos,
    cuidadores de los güelos y enfermos,
    y en fin, bones organizadores
    de la casa y sufridores d’esti
    mundu machista qu’inda nos
    afeuta muncho más de lo que
    pensamos.
    Güei préstame dedicá-y estes
    llinies a mio ma, y por estensión
    a la muyer rural. Muyeres que
    trabayaron nel campu, atendiendo
    a los semaos y al ganáu, más
    arteres y resistentes que los homes
    y cumpliendo ensin gorgutar
    con toles sos esixencies. Metíes
    en casa, callaes y sumises y
    ensin tener un minutu de sosiegu.
    Dempués del durísimu trabayu
    nel campu, en casa esperábales
    la comida, l’atención de los
    neños, la llimpieza y tol llabor
    de la casa que ye trabayu mui
    abegoso y poco reconocío. Y
    muncho más en décades pasaes
    cuando les cases d’aldea nun
    disponíen de nenguna comodidá.
    Mio ma acarretaba l’agua de
    la fonte, a 300 metros de distancia.
    Agua pa la comida, pa los
    gochos y pa la llimpieza y aséu
    personal. A esti llabor tamién
    ayudábamos les neñes y los neños.
    Había pa toos.Y llegaba la
    nueche y pa les muyeres nun había
    descansu, teníen que coser y
    remendar la ropa, calcetar y
    otres llabores pa les que-y robaben
    el tiempu al sueñu. Y too
    eso ensin sueldu y ensin un duru
    na cartera. Ensin estes muyeres
    10, nun sería posible vivir nos
    pueblos.
    Mio ma nació y vivió la mocedá
    en La Riestre (Villayón) y
    llueu foi a casar pa Degol.lada
    (Valdés) con 20 añinos, una guapa
    moza a la que-y esperaba una
    vida n’aldea de munchu trabayu
    y penuries. En Degol.lada un terrén
    cuestu y difícil de trabayar,
    y naquel momentu nel que n’aldea
    se vivía con una economía de
    subsistencia.
    Tengo’l recuerdo de mio ma
    terrando cola cesta na cabeza pa
    xubir la tierra que se diba amontonando
    no fondu les finques,
    carretando maniegos y feixes de
    yerba, y tol día ensin parar como
    si fuere un burru de carga. Pañaben
    a focina’l verde pal ganáu,
    tanto si llovía como si’l sol los
    quemaba, segaben, sallaben, cuchaben
    y collechaben poco. Ella
    siempre con mio pá, tiraos poles
    tierres aquelles y ensin parar cuasique
    nengún día del añu.
    Güei’l campu cambió enforma,
    porque hai munches comodidaes
    que nun había hai unes
    décades, naquellos tiempos nos
    que mio ma dexó la so mocedá y
    llozanía por aquelles terrenos
    pindios. Correspuéndese esta
    descripción cola d’otres munches
    muyeres rurales nel nuesu país y
    fuera de les nueses llendes.
    Sí mamá, siguiremos lluchando
    pa qu’esto nun-yos pase
    nunca a les próximes xeneraciones.
    Pa que les muyeres seyan
    respetaes, nun seyan esplotaes y
    tengan visibilidá y llibertá pa poder
    disfrutar de los sos derechos
    y vivir una vida digna.
    Sicasí, tu, mamá, mantiéneste
    tan guapa colos 91 años enriba y
    con una historia de vida que necesitaríemos
    munches fueyes pa
    contala. Pa ti, con amor y almiración,
    estes ringleres qu’acabo
    d’escribir.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook