30 de diciembre de 2010
30.12.2010

Conservas Remo abandonará Candás de forma definitiva tras las Navidades

La empresa ya ha solicitado el corte de la calle San Antonio para realizar el traslado de material y enseres a Gijón

30.12.2010 | 01:00
Fachada de la fábrica de conservas Remo, en la calle San Antonio de Candás.

Candás,

Braulio FERNÁNDEZ

Conservas Remo dejará de operar en su fábrica de Candás la semana siguiente a la de Reyes. La última empresa conservera del concejo se trasladará al polígono de La Peñona, en Gijón, merced a una subvención de 780.061 euros concedida por el Gobierno del Principado. De este modo, Candás perderá la última empresa del sector, después de que Albo cerrara en 2009.

El cierre de Remo en Candás fue anunciado hace dos años y se hará efectivo en los próximos días. Remo ya ha solicitado el permiso al Ayuntamiento de Carreño para cortar la calle San Antonio, donde está ubicada la fábrica, para retirar todo el material alojado en la planta.

El día siguiente al traslado de Remo a Gijón, previsto para la semana del 10 al 15 de enero, Candás se quedará desprovista de industria conservera por primera vez desde 1844. Por su parte, Remo llevaba operando en la villa desde hace 40 años, ya que comenzó su actividad en 1970. El local que hasta ahora ha ocupado en la calle San Antonio fue empleado con anterioridad para la fabricación de latas de conserva, ya que, anteriormente, desarrollaron allí su producción las empresas Ángel García Prendes, entre 1960 y 1964, y Conservas Garlo, desde entonces hasta la llegada de Remo.

El permiso solicitado por la empresa al Ayuntamiento tiene por objeto el corte al tráfico de la calle San Antonio durante varios días, para dar paso a varios camiones y grúas que extraerán de la factoría no solo los productos allí almacenados, sino también la maquinaria.

La decisión de los propietarios de Remo de abandonar el concejo se hizo publica en noviembre de 2008, cuando el Consejo de Gobierno del Principado hizo pública la concesión de la subvención a la empresa para su traslado a Gijón. Entonces surgió una encendida polémica entre los grupos políticos de Carreño, a raíz de unas declaraciones realizadas por los empresarios en las que estos justificaban su marcha por el supuesto desinterés del Ayuntamiento hacia su actividad. «Hace siete años que solicitamos al Ayuntamiento de Carreño una alternativa para poder seguir desarrollando la actividad conservera en el concejo, sin éxito», aseguraron. La Alcaldía respondió que «Remo se va porque le da la gana y no porque nosotros no hayamos querido que se queden», según declaró el regidor, Ángel Riego.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído