DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las horas extra de la Policía Local bajaron de 35.443 a 2.881 euros en un solo año

Los cambios en la gestión del cuerpo propiciaron la reducción del 92% de estos costes salariales, en plena guerra entre el SIPLA y el Alcalde

Un agente fichando en la comisaría de la Policía Local de Pola de Siero.

Un agente fichando en la comisaría de la Policía Local de Pola de Siero.

Cuando se inició el enfrentamiento abierto entre la facción mayoritaria del cuerpo de la Policía Local de Siero –la asociada al SIPLA– y el alcalde, el socialista Ángel García, este aseguró que se estaban cobrando “horas extraordinarias de más”. A día de hoy, las cifras municipales indican un descenso muy importante en estas retribuciones. En concreto, los agentes cobraron 17 veces menos horas extras, en lo que va de año, en comparación con todo el ejercicio de 2019. Un considerable descenso que indica un cambio en la gestión del cuerpo, cuya facción mayoritaria sigue manifestándose de manera mensual para solicitar mejoras. Las tablas a las que ha tenido acceso este periódico reflejan que, en los diez primeros meses de 2020, el Ayuntamiento abonó a los policías 2.881 euros en horas extraordinarias. Muy lejos de los 35.443 euros que se pagaron, en 2019 (un 92% menos), o los 34.745 de 2018.

El elevado número de horas extra fue una de las “supuestas irregulares” que el regidor achacó a la Policía Local cuando se le pidieron mejoras y que acabó costándole el puesto al anterior comisario, José Enrique Fernández. Además de las elevadas cuantías en horas extraordinarias, García también defendió que existía “absentismo injustificado (llegó a haber más de un 30% de agentes de baja a la vez) y vacaciones de más”.

Los miembros del SIPLA defendían que las horas extraordinarias respondían a la escasez y envejecimiento de la plantilla. Acusaban, además, al gobierno municipal de ocultar los informes en los que el antiguo jefe explicaba la situación de carencia que vivía el cuerpo y afirmaban que las horas extra siempre habían sido autorizadas por el concejal de Seguridad.

Tras varias manifestaciones, el cese del jefe e la Policía Local y su sustitución por otro en funciones, las aguas no se calmaron. El SIPLA denunció al alcalde de Siero por supuestas amenazas y coacciones, entre otros presuntos delitos, un caso que sigue su curso judicial.

Cuando parecía que la situación se estaba tranquilizando, un amago de boicot a las cabalgatas, al negarse el regidor a pagar horas extraordinarias a los agentes que tuvieran que doblar turno, ocasionó el cese del jefe en funciones. Fue entonces cuando el poder en el seno de la Policía Local pasó al bando rival del SIPLA, el sindicato CSIF, mucho más minoritario y Ángel García anunció su voluntad de disolver el cuerpo, pero nunca llegó a ejecutarse. Finalmente, se nombró a un jefe definitivo. El SIPLA recurrió su nombramiento, aunque, tras recuperar algo de poder en la Policía Local, decidió retirar el recurso. Sin embargo, su cruzada con la gestión del gobierno municipal continúa, reivindicando que el actual cuadrante de trabajo no se ajusta a la normativa y que falta plantilla.

Ahora, las cifras indican un marcado descenso en el coste de las nóminas de los agentes con la bajada del número de horas extra pagadas, de 35.443 euros en 2019 a solo 2.881 euros en 2020. Fiel reflejo de la idea que transmite el Alcalde: “Queremos un servicio de calidad y que cueste lo menos posible al ciudadano”. Sin embargo, el sindicato policial mayoritario denuncia que hay turnos en los que apenas hay 3 agentes disponibles.

Las horas extraordinarias no solo se han reducido en la Policía Local. También lo han hecho en el resto de la plantilla del Ayuntamiento. Las tablas reflejan que, en 2018, se gastaron 134.432 euros por este concepto en el conjunto de los trabajadores municipales, cantidad que ya descendió en 2019 a 127.876, y en los últimos diez meses solo suponen 46.991.

Los sindicatos que representan al resto de la plantilla municipal también expresaron sus quejas, aunque sin plantear una guerra como sucedió en la Policía Local

Compartir el artículo

stats