DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Se vende por cierre de pozo: Hunosa oferta máquinas usadas por valor de doce millones

La empresa comercializa en su web aparatos de arranque de carbón, cables y vagones | Una rozadora de 600.000 euros, la pieza más cara

El pozo Carrio, de Hunosa, uno de los últimos en cerrar.

El pozo Carrio, de Hunosa, uno de los últimos en cerrar.

¿Quiere usted abrir una explotación minera? Pues en Hunosa encontrará material de segunda mano para hacerlo. La empresa pública tiene a la venta maquinaria y piezas de sus explotaciones cerradas. Un catálogo que incluye desde vagones hasta ventiladores, poleas, o cableado, llegando incluso a vender un “pánzer” (maquinaria de transporte pesado). En total, la compañía presidida por Gregorio Rabanal comercializa en su web maquinaria por valor de más de doce millones de euros, sin contar algunos útiles en los que no viene el precio en su ficha técnica o se venden por metros, como es el caso de la banda de goma.

La empresa Hunosa, nacida hace casi 60 años, para dar cobijo a las compañías mineras estatales, afronta desde hace años un proceso de transformación. Las políticas verdes de la Unión Europea se llevaron por delante décadas de minería del carbón en España y especialmente en Asturias, donde el sector fue motor económico y social hasta bien entrado el siglo XX. Pero el fin de la extracción de carbón decretado por Europa abocó al cierre a muchas explotaciones incluidas las de Hunosa. Hoy en día apenas queda en funcionamiento el pozo San Nicolás –Nicolasa– en Mieres, cuyo carbón sirve para alimentar a la central térmica de La Pereda, propiedad también de la hullera.

Una rozadora KGS245, el elemento más caro de la lista. Hunosa

Dentro de ese proceso de transformación hacia una empresa de nuevas energías, y obligados a cerrar sus pozos, la compañía pública ha puesto en marcha un plan para vender todo aquello que no pueda aprovechar. Y a través de su portal web, comercializa más de un centenar de artículos, que suman un valor de más de doce millones de euros.

El producto más caro que se puede adquirir en la página web de Hunosa es una rozadora –de la cual existen tres unidades disponibles– cuyo precio de partida es de 600.000 euros. En la ficha técnica de la máquina, la empresa explica que está pendiente de reparación. Estos dispositivos se utilizan para el arranque del mineral en el interior de los pozos. La disponibilidad, para aquel que quisiera acceder a una de las tres rozadoras disponibles, sería inmediata. De venderlas todas al precio demandado, Hunosa se embolsaría ya 1,8 millones de euros. En segundo lugar en el ranking de precios se encuentra una transportadora pánzer, de la cual hay dos unidades disponibles, que se venden a 355.000 euros cada una y que también están pendientes de reparación.

Un vagón de 1.100 litros se puede adquirir por 250 euros

decoration

Y otra rozadora, en este caso del modelo H1, sería la que completaría el podio en cuanto a coste dentro de las piezas de las que Hunosa se deshace. Se trata de un equipo que tiene un coste de 80.000 euros cada unidad, y que también se utilizó en el arranque del carbón de las capas de los pozos. La hullera pública dispone de 18 unidades, lo que harían un total de 1,44 millones de euros de venderse todos.

El listado del material que se comercializa desde la empresa pública es largo. Hay varios modelos más de rozadoras, entre ellas la H2, que junto a la H1, que estaban fabricadas por la propia Hunosa. También existen otros tipos de pánzeres de transporte, trafos de interior –transformadores de corriente–, bombas hidráulicas, pilas o cabrestantes.

Precios

Todo estos elementos tienen un rango de precios muy variables, desde los 75.000 hasta los 8.000 euros en función de los modelos, estado, uso y antigüedad de la maquinaria. Hunosa también vende varios electroventiladores de diferentes modelos, con precios entre 1.500 y 5.500 euros.

Pero si algún aficionado a la minería quiere tener un recuerdo, hay artículos con precios más asequibles. Por ejemplo, un vagón de 1.100 litros, que se puede adquirir por 250 euros. Algo más caro es si el comprador lo quiere con restauración de pintura, ya que el precio se eleva hasta los 395 euros por unidad. Y si ya se demanda con un raíl y traviesas para montar todo el pack, los accesorios cuestan 130 euros más por vagón.

Las piezas de las antiguas explotaciones de Hunosa no son lo único que tiene en venta la hullera, que dispone de otras dos áreas de comercialización de sus bienes. Por una parte, vende pisos, parcelas o edificios que ya no utiliza. El último en sumarse a esta lista fue el edificio de Sadim, en Ciaño, que puso a la venta por un precio de 670.000 euros y que incluye un aparcamiento.

La hullera también vende suelo industrial, procedente de los polígonos sobre los que un día se levantaron explotaciones de carbón. Es el caso de Reicastro, en Mieres; o Modesta y el Cadavíu, en Langreo. Además, se venden parcelas por todas las cuencas con suelo industrial en desarrollo o susceptible de ser habilitado.

Compartir el artículo

stats