DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La cabaña ganadera de Mieres crece, con 2.000 reses, pese al éxodo rural

La inminente apertura de la temporada de pastos en Pinos y Polio moviliza a un número de animales superior al de hace un década

Caballos pastando en el puerto de Pinos, con Casa Mieres al fondo. | Irma Collín

Caballos pastando en el puerto de Pinos, con Casa Mieres al fondo. | Irma Collín

Con la llegada del mes de junio comienza de nuevo la campaña de pastos que, en el caso de Mieres, se realiza en los puertos de Pinos y Polio, además de en Navaliego. La subida de animales comenzará el próximo sábado y, según los números que maneja el Ayuntamiento, está previsto el traslado de casi 2.000 cabezas de ganado. Una cifra sensiblemente mayor que la que se barajaba hace una década y que muestra que la cabaña ganadera de Mieres sigue viva a pesar del despoblamiento rural.

En cuanto a la campaña de este año, serán 1.488 los animales que se esperan suban hasta el puerto de Pinos, procedentes de 119 explotaciones. En el caso de Polio, subirán 130 cabezas de ganado equino (caballos, yeguas y potros), 200 de ganado bovino y 65 de caprino. Estos animales procederán de 113 ganaderos. Por último, en Navaliego sólo hay 17 reses de tres ganaderos. Todos estos animales suman casi 2.000 cabezas de ganado, unos números superiores a los registrados hace más de una década. Así, por poner dos ejemplos, en 2008 subieron a los puertos 1.300 animales, una cifra que se redujo en un centenar al año siguiente.

Por otro lado, el inicio de la campaña de pastos llega tras el avance histórico que se logró el año pasado en la gestión de los conflictivos pastizales del puerto Pinos, propiedad de Mieres pero ubicados en León. Así, el gobierno mierense, tras un fructífero acercamiento a las juntas vecinales con derecho de uso de estos pastos, consiguió que la Junta de Castilla y León facilitase una relación de las ganaderías leonesas autorizadas a soltar sus animales en Pinos. De esta forma, el Ayuntamiento de Mieres, propietario del monte desde 1926, puede hacer un seguimiento de las reses, algo que le había resultado inviable, a pesar de las quejas de los ganaderos mierenses que cada año subían hasta el puerto.

La polémica con el puerto de Pinos viene de muchos años atrás y los ganaderos de Mieres siempre se encontraban con el mismo problema cuando se iniciaba la campaña ganadera, ya que las ganaderías leonesas con derecho a pastar en Pinos no respetaban los periodos de uso de la temporada, soltando decenas de animales en cuanto desaparecían las nieves invernales, impidiendo el crecimiento de la hierba. En este punto no hay avances todavía, pero sí en conseguir un listado de los ganaderos de Babia con derecho de uso, con lo que al menos se podía realizar un control de la cabaña ganadera.

Compartir el artículo

stats