Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La obra del soterramiento de Langreo se reanuda tras cinco años de paralización

Las tareas previas a la instalación de la vía del túnel se están centrando en el desbroce del entorno de las rampas y en estudios topográficos

Un vecino sigue el desarrollo de los trabajos, ayer, en Sama. | M. Á. G.

Las máquinas vuelven trabajar en la obra del soterramiento de las vías de las vías de Feve en Langreo tras casi cinco años de parón. Las primeras obras, centradas en la construcción del túnel, se iniciaron a finales de 2009 y concluyeron en septiembre de 2017. Desde entonces, los trabajos estaban paralizados, pendientes de la instalación de la vía, la catenaria y la señalización. Ahora se han retomado con las primeras tareas en el entorno de las rampas de acceso al falso túnel.

Esos trabajos se centran en desbrozar la vegetación "en el entorno de los emboquilles del soterramiento y de la plataforma ferroviaria desde las bocas del túnel hasta su futura conexión con la vía en explotación", según explicó días atrás el Adif (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias). También se están tomando "datos de campo de la topografía de la infraestructura existente, así como la identificación ‘in situ’ de los servicios afectados por las obras para su reposición". Un grupo de operarios ya estaba realizando estas labores ayer, en el entorno de la estación de Sama.

El proyecto de instalación de la vía, electrificación y drenaje en el túnel se llevará a cabo en un plazo de nueve meses, con una inversión de 12.755.329 euros. La actuación incluye también el levantamiento y retirada de la vía, catenaria e instalaciones de seguridad del trazado ferroviario provisional en superficie, para la liberación de los terrenos. Comsa es la empresa adjudicataria de los trabajos.

Los extremos del tramo soterrado en Langreo –el entorno de Los Llerones y las inmediaciones del pozo Candín– son los espacios en los que primero actuará el Adif en la reanudación de las obras. Se ha empezado por el primero de estos dos espacios. En las dos áreas en las que se realizará la conexión ferroviaria de la vía actual de la línea de Feve con la del nuevo tramo se "adaptará la plataforma, superestructura y electrificación" en las próximas semanas, aseguraron fuentes del gestor ferroviario.

Trabajadores en la zona donde se han iniciado las tareas. | M. Á. G.

Los trabajos del soterramiento de las vías de Feve en Langreo comenzaron a finales de 2009 con un presupuesto de 55 millones de euros con cargo a los fondos mineros y un plazo de ejecución de treinta meses. Sin embargo, se desembolsaron 83,3 millones de euros para la construcción del túnel y quedan todavía trabajos pendientes por valor de más de 51 millones. Las obras han sufrido problemas de todo tipo, tanto técnicos como administrativos, así como de financiación. Los trabajos estuvieron paralizados durante más de un año, por el choque entre la adjudicataria y el Principado por los impagos y los sobrecostes. Posteriormente quedaron afectados por la supresión de los fondos mineros por parte del Gobierno de Mariano Rajoy.

Urbanización

El Principado se encargará de la tercera y última fase de las obras, la urbanización de los terrenos liberados por las obras. Estos trabajos concluirán en 2023, según los plazos fijados por el convenio suscrito por el Adif, el Principado y el Ayuntamiento de Langreo. La mayor inversión se aportará en 2023, con 6,5 millones de euros. En total el coste es de 9,6 millones.

Las obras de urbanización permitirán crear un paseo con mobiliario urbano y zonas de ocio, susceptibles de albergar juegos infantiles y gerontogimnasia, además de un carril bici. La retirada de la vía que discurre en superficie y la circulación de los trenes por el túnel darán paso a un bulevar y otras áreas de paseo en un tramo en el que se construirán cuatro glorietas. También habrá un nuevo acceso a Valnalón. Se acondicionará un vial existente, colindante con el polígono y el pozo Candín, que permitirá descongestionar la entrada actual, que soporta gran capacidad de tráfico. El acceso se realizará desde la carretera de Pajomal, por la zona de Lláscares, hasta el polígono de Valnalón. El vial tendrá dos carriles de 3,5 metros.

Compartir el artículo

stats