DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

... Y el Marino los junta

Luis Morán y Lora convencieron a Míchel para jugar en Luanco diez años después de salir del Sporting

Lora, Luis Morán y Míchel, ayer, en Miramar.

Lora, Luis Morán y Míchel, ayer, en Miramar. RICARDO SOLÍS

Míchel y Luis Morán crecieron futbolística y humanamente en Mareo, donde subieron escalones hasta el primer equipo, el Sporting, donde se les juntó Alberto Lora. A partir de 2010, el trío de amigos se separó hasta que, hace solo unos días, el Marino ha vuelto a juntarlos. "Son como hermanos", sentenció el presidente luanquín, Luis Gallego, para dejar claro que esta vez la amistad había sido más determinante que su capacidad de convicción para fichar en un club muy limitado económicamente.

"El que más tuvo que ver fue Luis Morán, que conoce a Míchel desde pequeño", advierte Lora, que llegó al filial cuando el centrocampista y el delantero ya se hacían hueco en el primer equipo. "Ya coincidí con Míchel en las categorías inferiores y estábamos en el equipo que fue campeón de España juvenil", explica Morán, que añade: "Como mantenemos la amistad, le pregunté qué planes tenía de futuro. Me dijo que la situación en Azerbaiyán era complicada y que quería estar cerca de la familia. Lo entendí perfectamente porque yo también estuve fuera".

"Le dije que, si no encontraba un equipo en la Liga profesional, con nosotros siempre iba a tener un sitio, que lo íbamos a acoger con los brazos abiertos y que sería un lujo", recalca el luanquín, satisfecho de haber convencido al centrocampista: "Con la trayectoria que tiene, habiendo jugado incluso en Europa, nos puede aportar mucha experiencia. Lo conozco desde que éramos pequeños, sé la calidad y las condiciones que tiene. Verán que es un gran mediocentro, aunque puede jugar en otras posiciones. No voy a descubrir ahora lo que nos puede aportar porque todo el mundo sabe quién es Míchel".

"Le va a dar mucho al Marino", corrobora Lora, que también recurre al currículum de Míchel y, sobre todo, a su presencia durante varias temporadas en las competiciones europeas, "algo que no está al alcance de todos los jugadores. Nos va a aportar esa experiencia, que junto a la que podamos aportar Luis, Álex, Nacho Matador o yo, unido a los chavales jóvenes que tenemos, puede suponer una mezcla muy interesante".

Lora reconoce que cuando Luis Morán le habló de las conversaciones le pareció difícil este desenlace: "Lo veía complicado porque Míchel es un jugador con mercado. Tiene buenas experiencias en el extranjero y seguro que había ofertas, pero en el fútbol a veces pesa más el sentimiento, como echar en falta a tu familia. Sabe que aquí va a estar como en su casa porque el Marino es un club familiar, humilde, pero con muchas cosas buenas que otros clubes no te pueden dar".

Compartir el artículo

stats