Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Descenso Internacional del Sella-2021, en compás de espera, con los deportistas esperando que la fiesta no lastre la competición

La celebración de la prueba, que el año pasado ya fue suspendida, está a expensas de la reunión que mantendrán en fechas próximas el CODIS con el Gobierno del Principado de Asturias

Deportistas en una salida del Sella antes de la pandemia.

Deportistas en una salida del Sella antes de la pandemia.

Creo que, trabajando desde los Ayuntamientos en ciertos aspectos como tema de acampada, desfile en Arriondas, fiesta por la noche, etc,… sí podría haber Descenso. La parte deportiva no habría ningún problema. El problema sería el efecto llamada que habría si se decide hacer la carrera. Por eso, habría que trabajar en un protocolo real y efectivo de la parte festiva, es decir, limitando temas como desfile, acampada, fiesta…o incluso en algunos casos prohibiendo. Yo en el tema deportivo no veo mayor problema”. Es la opinión manifestada por Walter Bouzán Sánchez (Club Piragüismo El Sella), diez veces ganador de la prueba, centrado ahora mismo en el Mundial de surfki, a disputar en Lanzarote, en julio. 

Cuando queda poco más de dos meses para la gran cita internacional del deporte asturiano, el Descenso Internacional del Sella, aún existe bastante recelo en cuanto a la posible celebración de la prueba el próximo 7 de agosto. Todo queda a expensas de la decisiva reunión que mantendrán dentro de escasas fechas los responsables del Comité Organizador del Descenso Internacional del Sella (CODIS), que lidera Juan Manuel Feliz Granda, con la Dirección General de Deportes del Principado de Asturias y otros altos cargos del Gobierno regional. De momento, compás de espera en la mítica ribera del Sella, aunque algunos palistas ven factible que pueda desarrollarse la parte deportiva. 

Walter Bouzan, en surfski.

“Yo el único problema que veo es la forma de controlar el tema de la fiesta, porque no puedes prohibir que la gente salga de casa. Pero, la competición bajo mi punto de vista no debería de haber problema para que se haga. Eso sí, un Sella sin gente en la salida, en Arriondas, sería un poco descafeinado. Yo lo único que piso es que de hacerlo, que se haga bien. Para nada veo un Sella con únicamente 100 palistas”, aseveró el palista de La Cultural de Ribadesella Miguel Llorens López, campeón de España de maratón, quien se encuentra en plena fase de preparación del Campeonato de Europa de la especialidad. 

Plaza y Llorens.

Plaza y Llorens.

“En tanto a lo que la prueba deportiva se refiere no hay ninguna excusa para que no se celebre, ya que se están celebrando eventos deportivos de mayor magnitud y sin problemas. Respecto del control que hay que llevar con el público creo que con dos años que han tenido para prepararlo serían más que suficientes. Además, estamos hablando de que en agosto ya se habla de una cuasi ‘inmunidad grupal. Sinceramente, si no se celebra, será porque no quieren, no porque no se pueda llevar a cabo”, matizó el cangués Alberto Plaza Sagredo, vencedor del Sella (2017), además de vigente subcampeón (2019), y compañero de Llorens, en K-2, en el Europeo de maratón. 

Habrá más o menos público, según lo permita la situación de la pandemia, argumentaban fechas atrás desde el Comité Organizador. En el CODIS hay una comisión estudiando medidas a tomar en la parte deportiva y otra comisión para la parte festiva. Se plantean restricciones a las aglomeraciones de público en el desfile, la salida, la caravana automovilística, la llegada, la comida en los vampos de Oba y la entrega de trofeos. El Tren Fluvial, que desde 1945 estuvo en todas las ediciones del Sella, resultará fácil de controlar limitando el número de viajeros por vagón de forma acorde a las posibles restricciones.   

Lo que estaba confirmado en 2020 antes de la cancelación se mantendrá en este 2021, si es que llega a celebrarse la prueba, pues, tiene que valer por dos. El Sella celebrará el 90 aniversario que no se pudo en el pasado ejercicio 2020 y el Tren Fluvial sus 75 años acompañando a las piraguas. El embajador nacional es José Pérez, presidente del Patronato Ecopilas; y el embajador internacional es el palista de Viedma (Argentina) Omar Linares, apodado cariñosamente “El Negro”. Y el cartel del Sella es obra de Jesús Rodríguez Inclán, insigne dibujante vinculado desde décadas al piragüismo como canoísta y como secretario de la Real Federación Española de Piragüismo. 

Compartir el artículo

stats