Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión del día sobre el Sporting: Javier Fernández tiene un dolor

El dueño del club rojiblanco sigue sin comprender por qué su gestión no genera unanimidad

Javier Fernández, segundo por la derecha, durante la junta de accionistas del Sporting

Javier Fernández, segundo por la derecha, durante la junta de accionistas del Sporting Ángel González

Un crédito y la promesa de que no habrá traspasos hasta que acabe la Liga. El resumen de la junta de accionistas del Sporting podría ser este. O cualquier otro. Seguro que los habrá para todos los gustos. Allá cada uno con sus filias y fobias. Lo que también dejó la rendición anual de cuentas es que Javier Fernández tiene un dolor.

Parecía que se había acostumbrado a él, que la experiencia de llevar unos años en el cargo había logrado mitigarlo, enterrarlo en lo más profundo. Pero no, ahí sigue ese dolor, esa angustia de JF. La propiedad no comprende por qué su gestión no genera unanimidad. Por qué se cuestiona, por ejemplo, que el Sporting acuda al “crédito Tebas” cuando la culpa de todo la tiene el covid.

Que sí presidente, que muchas empresas de este planeta, incluidos algunos medios de comunicación, han tenido que pedir prestado. Pero no todas las mercantiles tienen un pasado tan negro como el Sporting. Por eso el sportinguismo con memoria no se fía, también tiene su dolor.

Y sí presidente, sabido es que no se hace responsable de lo que ocurrió durante la etapa de los validos (ojo, sin tilde) del Fernandismo 1.0, como aquella siniestra del tal García Amado. Pero es que ese sportinguismo pone todo el periodo de la SAD en una balanza y el resultado deja mucho que desear. Da la sensación de que ni devolviendo al equipo a Europa habrá perdón. Así que lo mejor es aprender a convivir con ese dolor. Todos.

Compartir el artículo

stats