Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión del día sobre el Sporting: Siempre con acento sevillano

Cuando Rosendo Cabezas, De Caldas y la Mazagatos eran rojiblancos

Por la izquierda, Antonio Veiga, José María González de Caldas y Alfredo García Amado, en Gijón.

Por la izquierda, Antonio Veiga, José María González de Caldas y Alfredo García Amado, en Gijón.

El Sporting vela armas para preparar el partido de Copa ante el Betis. Es curioso cómo se cruzan los caminos en la vida y en el fútbol. Los verdiblancos son uno de esos equipos hermanados con el Sporting por el azar del destino, sobre todo por aquel partido de décadas lejanas en el que los rojiblancos asaltaron el Villamarín para sellar una permanencia en Primera entre los aplausos de la grada bética. El “premio” para los locales si ganaba el Sporting era el descenso del Sevilla, que lo consumó al día siguiente perdiendo en Oviedo.

Curiosamente, las relaciones de la hinchada radical sevillana y la rojiblanca, con penosos incidentes aún muy presentes, son de juzgado de guardia. Pero todos tranquilos. Estos odios tipo los Montesco y los Capuleto no llegan hasta la materia gris. El fallecimiento de Vicente Cantatore trae a la memoria la conexión rojiblanca-sevillana de aquellos años tan divertidos en los que aterrizó por Gijón un tal Rosendo Cabezas para arreglarlo todo.

El acento sevillano y las gafas de sol modelo Sicilia siempre gustaron mucho en la zona abuhardillada de Mareo

decoration

Llegó recomendado por un tal José María González de Caldas, uno de los máximos accionistas en su momento del Sevilla –con el tiempo se supo que también del Sporting– y que dio mucho juego por sus amoríos con Sofía Mazagatos. Cuentan que no hace mucho todavía sonaba el teléfono del dúplex hispalense donde los tortolitos sellaban su amor.

El acento sevillano y las gafas de sol modelo Sicilia siempre gustaron mucho en la zona abuhardillada de Mareo, donde el letrado Fernando Huidobro, ahora metido a “comentador gastronómico”, mandaba bastante hace un tiempo. ¡Qué vida esta la del Sporting y su consejo! Las caras cambian y los nombres se olvidan, pero el acento sevillano permanece.

Compartir el artículo

stats