Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión sobre el Oviedo y el Sporting: Todología

Martínez Patiño sueña con una casa azul grande, que acabe con la construcción de una ciudad deportiva del siglo XX y Orlegi ampliará el capital del Sporting en siete millones

Empatía. Normalidad. Carisma. Y proyectos, muchos proyectos. Esto es lo que se desprende de la entrevista concedida por Jesús Martínez Patiño, propietario del Pachuca y nuevo dueño del Oviedo, a LA NUEVA ESPAÑA a pie de obra, en el mismo corazón del conglomerado azteca. En días de tumbonas y olor a bronceador de coco, Martínez Patiño sueña con una casa azul grande, que acabe con la construcción de una ciudad deportiva del siglo XXI.

Son los nuevos tiempos y las nuevas ideas. Bienvenidas sean. Queda por conocer cómo será el día a día de los nuevos mexicanos en el club azul. En la capital de la madreñina estará controlando la situación Martín Peláez, que a estas horas se encuentra haciendo las maletas para iniciar su aventura carbayona.

Peláez anuncia que tiene ganas de tomar los mandos de la nave, pero que lo hará con cabeza. No quiere un sistema presidencialista. Es, cuenta, de los que gusta de rodearse de buenos profesionales. Esto le permite, se supone, delegar y dejar hacer. Amante del trabajo en equipo, lo deja claro: "Uno no puede ser todólogo".

Filosofía que choca con el "fúrgol" que veníamos conociendo en la piel de toro y en el que el que mandaba fichaba, desfichaba y cosas peores. Son los nuevos tiempos del balón astur, donde, a 28 kilómetros, Orlegi ya ha puesto precio a la ampliación de capital: algo más de siete millones. No está mal el asunto. Hay que cubrir desfases y tener algo de dinerillo para traer nuevas caras. Queridos amiguitos y amiguitas, son otros tiempos. Ya veremos si nuevos y salvajes, ¿oyisti?

Compartir el artículo

stats