Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo González

En territorio comanche

Pablo González

La opinión sobre el Mundial, el Oviedo y el Sporting: El "fúrgol" va por libre

El Mundial de la doble moral y las jugosas mordidas repartidas por aquí y por allí deja cada jornada claros ejemplos de que el "fúrgol" no entiende de estadísticas, de expertos en el balón global ni de apriorismos que la pelotita se encarga de tumbar a las primeras de cambio

Luis Enrique durante el partido ante Alemania en el Mundial de Qatar 2022 AFP7 vía Europa Press

El Mundial de la doble moral y las jugosas mordidas repartidas por aquí y por allí deja cada jornada claros ejemplos de que el "fúrgol" no entiende de estadísticas, de expertos en el balón global ni de apriorismos que la pelotita se encarga de tumbar a las primeras de cambio. Ahí está cómo la favorita Brasil tuvo que sudar lo suyo para superar a Suiza. Por eso mal harían Luis Enrique y los suyos en escuchar los cantos de sirena de los de siempre, que ya calculan con qué equipo se cruzará la Roja en cuartos de final sin estar clasificada y si sería bueno ponerse a especular con el juego de las sillas por eso de si es mejor acabar primera o segunda de grupo para quitarse a algunos cocos de delante. Y es que, pasadas las horas, el empate ante Alemania, que en un principio supo a poco, se ve ahora como una victoria que ya ha llevado a más de uno a agotar las reservas de cava y sidra de las burbujitas en su establecimiento habitual.

Mientras, en la madreñina "furgolística" los dos grandes del balón administran sus riquezas y miserias. El Almirante Cervera se queja del calendario, de tener que jugar ya el miércoles, con lo que eso supone de tiempo para preparar el partido en Tenerife, donde el entrenador azul regresa a la que un día fue su casa. En Gijón las cosas van de números en la casina de cristal y de intentar vaciar la enfermería en lo que al verde se refiere, lo que no es poco, ¿oyisti, güey?

Compartir el artículo

stats