Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El accionista chino de EDP culmina la compra de once parques eólicos a Masaveu y dos socios

El gigante estatal China Tres Gargantas avanza en su implantación directa en España en renovables | El importe de la operación se estima en unos 500 millones

Molinos de viento

Molinos de viento

La compañía energética estatal China Tres Gargantas (CTG) ha alcanzado un acuerdo definitivo con el grupo asturiano Masaveu y dos socios para adquirirles once parques eólicos y una planta en Burgos, que suman 400 megavatios de potencia. El importe de la operación se estima en unos 500 millones de euros, aunque las partes no han precisado este dato. La formalización de la operación solo está pendiente ya de la obtención de las autoridades de la Competencia.

Los activos que se transfieren son los integrados en la sociedad Borawind, que fueron adquiridos en febrero de 2016 a la sociedad Bridgepoint por una alianza integrada por Corporación Masaveu (a través de su filial Céfiro), la compañía belga Korys (“holding” de inversión de la familia Colruyt) y un grupo de inversores portugueses liderados por Exus Management Partners.

Los parques éolicos que pasan a manos de CTG son una pequeña parte de los intereses que el grupo Masaveu tiene en energías renovables en varios países.

China Tres Gargantas es el mayor accionista de la energética portuguesa EDP, principal compañía eléctrica en Asturias y cuarta en España por volumen de energía y quinta por número de clientes. El año pasado constituyó su propia filial en Madrid para implantarse en el negocio de las energías renovables en España de forma directa y al margen de EDP, de la que CTG posee el 19,03%. Masaveu es también accionista de referencia de EDP: en alianza con Liberbank controla el 7,19%, el segundo mayor paquete de acciones de la multinacional energética portuguesa.

La compra de los ocho parques eólicos en Burgos permitirá al gigante chino aumentar en un tercio su implantación en España tras haber adquirido previamente 500 megavatios en trece parques solares propiedad hasta entonces de X-Elio, Brookfield y KKR. Con posterioridad, intentó la adquisición de T-Solar, que finalmente pasó a manos del gestor de infraestructuras I Squared Capital por 1.500 millones.

La multinacional estatal china CTG, presidida por Lei Moingshan, es un gigante energético. Su entrada en EDP se produjo en diciembre de 2011 cuando se hizo con el 21,35% de su capital durante el proceso de privatización de la compañía lusa, líder en su país y hasta entonces de mayoría pública. En 2018, CTG lanzó una opa sobre EDP para ampliar su mayoría hasta el 100%, condicionada a hacerse al menos con el 50% y a que la junta de accionistas suprimiera previamente el blindaje estatutario por el que ningún accionista puede ejercer el voto por más del 25% del capital aun cuando su participación accionarial supere ese límite. La negativa del resto de accionistas, liderados en este caso por el fondo oportunista estadounidense Elliot, hizo fracasar la operación.

CTG, que llegó a controlar el 23,75% de EDP, posee en la actualidad el 19,03% tras haber reducido su paquete accionarial en sucesivas operaciones de venta. Pese a estas desinversiones, continúa siendo el principal inversor en la compañía y en enero reiteró su voluntad de continuar como socio estable y de referencia.

La entrada de CTG en España para competir en el negocio de renovables (en el que EDP opera en Portugal, España y otros doce países a través de su filial EDP Renováveis, con sede oficial en Oviedo) supone un paso más en la ofensiva internacional del gigante chino. CTG, fundada en 1993, es líder en renovables en China y se define como el mayor grupo hidroeléctrico del mundo. En Europa opera en Portugal, Alemania, Reino Unido y Grecia.

 

Compartir el artículo

stats