Arcelor pretende eliminar 120 puestos en Asturias antes del ajuste por el plan verde

La compañía acordó en el último trimestre la supresión de 72 empleos en los talleres para mejorar la productividad y negocia destruir otros 48

Operarios de la línea de galvanizado de ArcelorMittal en Avilés. | María Fuentes

Operarios de la línea de galvanizado de ArcelorMittal en Avilés. | María Fuentes / Pablo Castaño

Pablo Castaño

Pablo Castaño

La multinacional siderúrgica ArcelorMittal ha acordado durante el último trimestre planes de incremento de la productividad en sus talleres en Asturias que suponen la eliminación de 72 puestos de trabajo y negocia la supresión de otros 48. En total es un ajuste de 120 empleos previo al que se llevará a cabo en las factorías de la región ligado al plan de descarbonización, y que podría suponer la destrucción de entre 800 y 1.000 puestos vinculados a la renovación de instalaciones y la automatización de procesos.

ArcelorMittal es el principal motor de empleo industrial de Asturias. Sus puestos de trabajo directos suponen el 9% de los 55.000 empleos del sector fabril asturiano. Sin embargo, el peso laboral de la compañía es menguante y se espera que en los próximo años lo sea aún más con los planes de descarbonización.

De momento, la multinacional está aplicando planes de productividad para elevar la competitividad de las plantas asturianas tanto en los mercados internacionales como en la competencia entre plantas europeas de la compañía. Estos planes incluyen reorganizaciones del trabajo, automatización de algunas tareas, aplicación de medidas de flexibilización y polivalencia, y eliminación de puesto de trabajo.

Durante el último trimestre, ArcelorMittal ha acordado con los sindicatos mayoritarios en las factorías de Asturias planes de productividad en seis instalaciones que suponen la eliminación de 72 puestos. Antes de estos acuerdos, en octubre, se había alcanzado un preacuerdo de convenio que vinculaba la reactivación de los contratos relevo en la compañía –una contante reivindicación de los sindicatos– a la aplicación de planes de productividad.

Desde noviembre, según repasaron fuentes sindicales, se aprobaron los planes de productividad de la acería de Avilés (que incluye la eliminación de 20 puestos), de la acería de Gijón (20 puestos), del tren de bandas en caliente de Avilés (21 puestos), del tren de alambrón de Gijón (6 puestos), de los sinter (5 puestos) y de mantenimiento en la línea de hojalata de Avilés (5 puestos). Además, se está negociando un nuevo plan de productividad en mantenimiento central y transporte interno y la propuesta de la compañía incluye la eliminación de 51 puestos y la creación de tres nuevos, con los que el saldo negativo sería de 48.

"Se está produciendo un goteo incesante de destrucción de empleo en las factorías de Asturias, que en septiembre habían bajado ya de los 4.900 trabajadores según informó la empresa", señaló Manuel Ángel Pulgar, portavoz de CSI en ArcelorMittal, sindicato que ha criticado los planes de productividad. "Esta supresión de empleo es, además, previa a la que se prepara con los planes de descarbonización", añadió.

La multinacional ha dejado claro que la inversión de más de 1.000 millones para sustituir uno de los hornos altos de Gijón por una planta de reducción directa de mineral de hierro con hidrógeno verde y un horno híbrido de arco eléctrico debe ir acompañada de un plan para ajustar el volumen de plantilla a las nuevas instalaciones, menos intensivas en mano de obra. La compañía destaca que la inversión dará futuro a la siderurgia asturiana y atraerá nuevas actividades con empleo.

[object Object][object Object]

La multinacional bajó el pasado septiembre del listón de los 4.900 empleos en Asturias. 

[object Object]

Los planes de productividad de la compañía implican la supresión de 120 puestos.

[object Object]

La modernización de plantas para reducir emisiones supone entre 800 y 1.000 empleos menos.