22 de junio de 2009
22.06.2009

La cúpula del PP, de boda en Elche

Los Aznar y Esperanza Aguirre asisten al enlace del presidente de Nuevas Generaciones

22.06.2009 | 02:00

M. A . / J. A. M.


Numerosos rostros conocidos del Partido Popular (PP) se dieron cita el pasado sábado en Elche para celebrar un matrimonio de postín. La ciudad vivió uno de los enlaces matrimoniales más importantes de los últimos años, sobre todo por los invitados. Y es que pasadas las siete de la tarde se casaron en el templo la ilicitana Isabel Torres Orts, hija de Luis Torres Candela y María Dolores Orts (una de las hijas de los propietarios del grupo Huerto del Cura), y el madrileño Pablo Casado Blanco, presidente de Nuevas Generaciones de Madrid y diputado de la Asamblea de Madrid.


Entre los invitados, estuvieron el ex presidente del Gobierno José María Aznar y su mujer, Ana Botella, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, que atrajeron las miradas de muchos de los invitados de la boda y que en un momento dado prefirieron dejar «a un lado a sus novios» para hacerse fotos con Aznar, su mujer y Aguirre.


El ex presidente del Gobierno llegó a las 18.50 horas. Los Aznar entraron a la basílica por la puerta principal. Por su parte, Esperanza Aguirre llegó sola y se quedó hasta ayer en Elche. Los tres fueron de los primeros que entraron a la basílica y se acomodaron en sus asientos a la espera de que se iniciara la ceremonia. Una ceremonia que se retrasó más de 20 minutos por la llegada de la novia. Minutos antes, era el novio el que accedía al interior del templo. El enlace estuvo presidido por el obispo de la diócesis de Orihuela-Alicante, Rafael Palmero, e intervino la Orquesta Barroca Valenciana, bajo la dirección de Manuel Ramos Aznar.


Al acabar la boda, José María Aznar se limitó a decir que «todo había sido muy bonito», a la vez que numerosas personas se acercaban hasta él y su mujer, Ana Botella, mientras salían escoltados por el pasillo central de Santa María. Tras ellos, mucho más accesible, salió sola Aguirre, recibiendo numerosas muestras de cariño. Además, destacó que «la basílica me ha perecido magnífica, la ceremonia extraordinaria, aunque lo que más me ha gustado ha sido la música y el organista».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook