Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El conflicto preocupa a la militancia: "Estamos dando una imagen lamentable a la ciudad"

La militancia del PP de Gijón reaccionó ayer con sorpresa a la noticia publicada por LA NUEVA ESPAÑA sobre el posible cierre de la sede del partido debido al conflicto financiero entre el grupo municipal y la dirección local. "Si este es nuestro principal problema, debemos plantearnos seriamente una refundación", aseguró un militante de base. "No entendemos cómo una simple cuestión de burocracia puede llevarnos a esta situación", añadió. Otro afiliado con décadas de experiencia planteó la posibilidad de que "el grupo municipal esté ahogando al partido para pasar a ser el partido". Del mismo modo, afeó "la imagen lamentable que estamos dando a la ciudad". "No hemos aprendido nada después de haber pasado de doce a tres concejales en la última década. No hemos cambiado", destacó.

Según explicó, son los miembros de Nuevas Generaciones, el colectivo juvenil del PP, quienes abren, en dos o tres turnos al día, la sede de la calle Álvarez Garaya, ante la falta de trabajadores. "Últimamente ya no había ni botellas de agua en las reuniones", cita como ejemplo de las estrecheces que está atravesando la formación. Desde la organización, se asegura que "el cierre de la sede nos dolería como si cerrasen nuestra casa". Respecto a la falta de reuniones de la junta local del partido, la militancia también lanza un mensaje: "Si se convoca, tiene que ser en positivo, para hablar de políticas, no para echarse los trastos a la cabeza".

Compartir el artículo

stats