DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pesadilla del Soccer World para los vecinos de Nuevo Gijón: "Es un foco de vandalismo"

La instalación, que costó 1,7 millones, se ha convertido un “vertedero” por el abandono, denuncian los vecinos

Lleno de ruinas y destrozos: así es el estado de abandono del Soccer World de Gijón Pablo Antuña

A José Vicente Rodríguez no deja de venirle a la cabeza lo que vivió hace casi tres lustros con las piscinas de Pénjamo en Langreo. Era el alcalde de barrio de la localidad donde estaba situado un complejo deportivo con décadas de historia, que cerró por falta de acuerdo para el traspaso de las instalaciones de la administración regional a la local, y que ahora languidece entre ruinas, saqueos y un triste abandonado. Rodríguez se mudó hace años a Nuevo Gijón, casi pegado a las instalaciones de Soccer World, un complejo que lleva desde septiembre de 2019 sin uso tras una inversión de 1,7 millones de euros y que ahora se deteriora día a día tras la rescisión del contrato a la adjudicataria. “Pénjamo estaba nuevo, como el Soccer World, y ahora ambos son focos de vandalismo”, cuenta.

Los vecinos de Nuevo Gijón, Perchera y La Braña viven con pesar la constante degradación que sufre un espacio deportivo de 22.000 metros cuadrados, donde un mar de cristales, latas, botellas, chapas, redes y piedras inundan las ocho pistas de pádel y los seis campos de fútbol 5x5 que llegaron a acoger campeonatos y mucha actividad, pero que se convirtieron en un solar abandonado desde septiembre de 2019. “Es un vertedero, es una zona de muchísima suciedad y vandalismo constante. Ya se lo han llevado casi todo, y ahora llega un momento en el que no paran de romper por romper. Hay que tomar medidas ya, porque es un foco de vandalismo, y cualquier día va a suceder algo grave”, advierte Laura Arreondas, vecina de la calle Orán, que observa desde su ventana el espacio.

16

Abandono del Soccer World de Nuevo Gijón Juan Plaza

Un incendio hace un par de semanas provocó que los vecinos decidiesen dar un paso al frente para exigir que se tomen medidas. “Mientras llega la solución, el Ayuntamiento tiene una responsabilidad con el espacio. Tiene que cuidarlo, poner seguridad o algo”, cuenta Roberto Porras, exlíder vecinal. “Estamos hartos de la dejadez, de llamar a la Policía y que no hagan nada. Entran, hacen botellones, queman, destrozan, se llevan lo que se puede y tiran cosas, porque hasta sofás y colchones hemos visto dentro. Era un centro que tenía mucha vida, y que ahora da casi miedo tenerlo al lado”, explica Arredondas, que también teme por el deterioro constante de la estructura. “Se han llevado todos los toldos que cerraban las pistas techadas, han roto todos los cristales, y cuando hay un vendaval ha caído alguna chapa. Tememos que se pueda caer abajo si esto sigue así”, subraya.

El Soccer World se adjudicó a la empresa “Fútbol es Nuestra Vida” en 2009 durante 40 años. La firma se comprometió en 2011 a realizar una serie de obras, pero al no llevarse a cabo, el gobierno local canceló la concesión por incumplimiento de contrato en 2019. Ahora el recinto, muy deteriorado, lleva cerrado casi año y medio. “El Ayuntamiento tiene que actuar ya”, comenta Porras, en alusión al plan del gobierno local de sacar a concurso la instalación en las próximas semanas para su reforma. “Deberían asumirlo directamente”, señala Arredondas.

Aún es habitual que durante las tardes algunos grupos de jóvenes accedan a las pistas de fútbol para jugar algunos partidos. Pero los vecinos denuncian que, lo que en un primer momento veían como positivo, para que al menos pudiesen hacer deporte, ahora es “peligroso” para ellos. “Se han llevado hasta las tapaderas del suelo, cualquier día puede caer alguien ahí. No descartamos que se produzca una desgracia”, resaltan.

Roberto Porras se ha vuelto a sobresaltar esta semana al ver nuevos desperfectos. De ahí que haya insistido junto a los vecinos en trasladar al Ayuntamiento sus quejas. “Hemos pedido que la gestión sea pública y que haya una consulta vecinal para opinar sobre el nuevo modelo”, destaca. “Da pena verlo así cada día”, concluye Manel González. Los vecinos acaban de iniciar una recogida de ideas sobre el futuro de un equipamiento que languidece.

Compartir el artículo

stats