Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Catorce propuestas compiten por diseñar la fachada marítima de Cimadevilla a Poniente

La presentación de las ideas abre el largo proceso hacia la reforma, que decidirá un jurado con el apoyo de una votación ciudadana

El paseo de Fomento, en la fachada marítima occidental.

El paseo de Fomento, en la fachada marítima occidental. Marcos León

El plan municipal para la remodelar la fachada marítima entre Cimadevilla y El Natahoyo retoma el pulso con las propuestas recibidas al concurso de ideas abierto desde la concejalía de Movilidad y Medio Ambiente. A debate de los miembros del jurado llegarán finalmente 14 ideas, tras quedar descartadas dos de las 16 registradas por haberse presentado fuera de plazo. Las propuestas se han formalizado bajo lema, ya que las bases de la convocatoria garantizaban el anonimato de los participantes, pero consta que alguna de ellas ha llegado desde fuera de Asturias.

La voluntad política del equipo de gobierno formado por el PSOE e IU de reformar de manera integral este paseo marítimo, tal y como adelantó LA NUEVA ESPAÑA, dio paso a un concurso de ideas que se abrió en octubre del año pasado y se cerró el lunes tras un tiempo de prórroga del plazo inicial. El concurso ha tenido como destinatarios a profesionales de los ámbitos del urbanismo, arquitectura o ingeniería, tanto extranjeros como nacionales, y como objetivo que presentasen propuestas de diseño urbano para los entornos de las calles Claudio Alvargonzález, Rodríguez San Pedro, la avenida de Juan Carlos I y sus vías aledañas hasta llegar a la plaza del Padre de Máximo González.

Los retos son dos. Por un lado, una nueva movilidad reordenando el espacio y dando prioridad a peatones y ciclistas –garantizando con ello que el tránsito en bicicleta no invada el espacio peatonal para eliminar los actuales problemas de convivencia–, garantizando el paso del transporte público y restringiendo el uso del vehículo privado a lo estrictamente necesario para dar servicio a los parkings existentes, al barrio de Cimadevilla y a la conexión con la playa de San Lorenzo a través de las calles Trinidad y Melquiades Álvarez.

Y, por otro lado, presentar una nueva concepción del espacio público y del paisaje urbano para devolver al paseo sus cualidades de espacio de ocio y de convivencia. No había límites a las ideas a presentar aunque si quedó claro en las bases del concurso que se debía fijar una estrategia de conexión del paseo con el conjunto histórico que conforman el barrio de Cimadevilla, la plaza del Marqués y la plaza Mayor. Además de la idea, los participantes en el concurso aportan un cronograma, viable técnicamente, de ejecución de las obras y un presupuesto estimativo de su ejecución. Hay que tener claro que la disponibilidad económica del Ayuntamiento será la clave para definir el proyecto a ejecutar finalmente.

A partir de ahora, y al tiempo que los técnicos municipales revisan la documentación presentada, toca organizar al jurado que se encargará de la selección y a quien se hará llegar la documentación presentada por cada candidato. De hecho, es el jurado quien decidirá la admisión definitiva de los trabajos presentados. El Ayuntamiento notificará en los próximos días a todas las entidades integrantes del jurado la necesidad de que nombren a un representantes. Una vez notificado el nombre de todos ellos se procederá a la constitución formal de ese jurado. Las bases del concurso fijan que la presidencia del jurado corresponde a la Alcaldesa, Ana González, o persona en quien ella delegue.

A ella se sumarán tres técnicos designados por la Autoridad Portuaria; otros tres en representación de, respectivamente, las concejalías de Desarrollo Urbanístico, Mantenimiento y Obras Públicas y Movilidad: uno por cada uno de los grupos políticos con presencia en la Corporación –PSOE, Ciudadanos, Foro. Podemos-Equo, PP, Vox e IU–; y uno más por cada una de las siguientes entidades: Colegio de Arquitectos, Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, Federación de Asociaciones de Vecinos, Foro de la Movilidad y Unión de Comerciantes. En total, una presidencia y 18 vocalías con derecho a voto.

Aunque es el jurado que tiene la última palabra, el proceso está abierto a la participación ciudadana ya que las 14 propuestas serán publicadas en la web municipal para que los vecinos de Gijón mayores de 16 años puedan votarlas. La votación ciudadana supondrá asignar 3, 2 y 1 puntos a las tres ideas con más apoyos de los vecinos. La ciudadanía computará como un miembro más del jurado sumando a lo votado por los integrantes del jurado oficial. El coste económico de esta iniciativa municipal es de 35.000 euros: 20.000 euros como premio en metálico para el ganador y dos accésit de 7.500 euros cada uno.

La intención municipal de reformar el eje marítimo de Poniente y Fomento avanza de manera paralela a la idea de hacer lo mismo con la fachada costera con vistas a la playa de San Lorenzo. Aunque en el caso del paseo del Muro el sistema de trabajo es otro y las decisiones parten de una comisión de trabajo ligada al Consejo Social donde están integrados grupos políticos y entidades de la trama asociativa local.

Compartir el artículo

stats