Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gijón inicia sus vacunaciones en masa: “Merece la pena por ver a los nietos”

El Palacio de los Deportes citará al día a unas 500 personas, a las que se sumarán otras 50 a partir de hoy con un “autovac” en el rastro

Arranca la vacunación masiva en Gijón Juan Plaza / E. V.

Con más de 500 personas citadas, el Palacio de los Deportes de Gijón abrió ayer sus puertas como punto de vacunación para el que se considera el primer paso de “un despliegue más masivo” en el reparto de dosis. Aunque limitada todavía por una entrega semanal de viales escasa, el área sanitaria V en la que se enmarca Gijón prevé convocar también hoy a los 50 primeros usuarios del “autovac” –punto de vacunación desde los vehículos–, que acabó de instalarse ayer junto al pabellón, hacia la explanada del rastro.

El protocolo es similar al de otras ciudades: por las mañanas vacunan en domicilios a grandes dependientes y, por las tardes, en alguno de estos puntos presenciales. La apertura ayer se desarrolló en orden, salvo una cierta aglomeración de colas al inicio, y seguirá durante al menos toda esta semana en horario de tarde. En el área gijonesa se espera administrar esta semana 3.400 vacunas, de ellas algo más de mil para primeras dosis. “Desde que empezamos a vacunar, se calcula que se ha evitado el fallecimiento de 220 personas”, aseguró Óscar Veirás, responsable de Salud Pública en Gijón.

31

Intensa vacunación en el Palacio de Deportes de la Guía (Gijón) Marcos León

Uno de los primeros en recibir ayer la vacuna fue Luis Fierro, de 90 años y el mejor vestido de esta primera tanda de convocados. Sastre jubilado, lució sus mejores galas para recibir su vacuna: camisa blanca impecable, pantalón de traje y corbata de osos panda. Ni se enteró del pinchazo y espera que dentro de no mucho pueda retomar sus paseos mañaneros. A pocos metros, y con algo más de nervios, recibió sus dosis Olga Canal, de 86 años, que prefirió cerrar los ojos para no ver la aguja. “Merece la pena; lleva dos años sin ver a sus dos nietos”, explicó su nuera Elisa Álvarez. Tampoco pasó “nada de miedo” María Josefa Centenero, de 83 años, que aplaudió la buena organización. La campaña se reforzará también en unos días cuando se incorporen a la vacunación 33 enfermeras gijonesas y recién jubiladas que se han ofrecido voluntarias a ayudar. Ayer, además, comenzó a desmantelarse la carpa militar de Cabueñes por la falta de uso.

Compartir el artículo

stats