Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Comerciantes alertan que las ayudas de “Mi barrio” se quedan en el banco

Los beneficiarios con cuentas en negativo no pueden acceder al dinero, según denuncian

Uno de los comercios adheridos al programa "Mi barrio"

Uno de los comercios adheridos al programa "Mi barrio" Ángel González

Buena parte de los comerciantes de Gijón inscritos en el programa municipal “Mi barrio”, mediante el que el Ayuntamiento concedió ayudas de entre 700 y 1.200 euros a familias en situación de vulnerabilidad económica para que hiciesen compras en comercios de proximidad, temen que muchos de los beneficiarios hayan perdido ese dinero por tener sus cuentas en negativo y que las entidades bancarias se hayan quedado con buena parte del dinero tras recibir la transferencia. Un problema del que alertan varios comerciantes de la ciudad ante el elevado porcentaje de las ayudas concedidas que todavía no se ha gastado en compras.

El programa municipal, que nació con la intención de sustituir a la conocida como “renta social”, estaba destinado para alrededor de cuatro mil gijoneses y destinado a realizar compras en más de 300 comercios de la ciudad para satisfacer necesidades esenciales a las personas con menos recursos. ¿Cómo llegaban esas ayudas a sus destinatarios? Mediante transferencia en sus cuentas, pero el problema radica en que muchos de ellos tenían sus cuentas con saldo negativo, y es por ello que las entidades bancarias se han quedado ese dinero para paliar esos descubiertos o pasar recibos domiciliados, lo que está impidiendo que ese dinero repercuta en los comercios de la ciudad.

Compartir el artículo

stats