DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El coronel que hace camino al andar

El nuevo jefe de la Guardia Civil en Asturias, Francisco Javier Puerta, disfruta con el senderismo y la bici y destaca “por su valentía y toma de decisiones”

Francisco Javier Puerta, en un acto el día  del Pilar en Gijón.

Francisco Javier Puerta, en un acto el día del Pilar en Gijón. Ángel González

Siguiendo los pasos firmes de su padre, Francisco Javier Puerta Muñoz (Jaén, 1967), supo desde muy joven que su vida estaría ligada a la Guardia Civil, y con la convicción de que lo más importante es prestar “un buen y rápido servicio a los ciudadanos”. Así lo ha demostrado desde que se enfundó el tricornio y el verde uniforme en 1988 tras pasar por la Academia Militar de Zaragoza, cuando aún no contaba con 20 años. En la Comandancia de Gijón han sido testigos durante casi una década de “su capacidad de tomar decisiones, rapidez y valentía”, tal y como confirman los agentes a su cargo. Son precisamente esas cualidades las que a partir de ahora pondrá en práctica este apasionado de las rutas, la bici de montaña y el golf como máximo responsable del Instituto Armado en Asturias tras su ascenso a coronel.

Puerta, al que sus muchos amigos definen como una “muy buena persona, cariñosa, activa, organizada y organizadora”, es hijo de guardia civil. De hecho, su padre, Francisco Puerta Agüera, fallecido el pasado año víctima del coronavirus, formó parte de la primera promoción de la Agrupación de Tráfico de la Benemérita. No es de extrañar que dos de sus hijos heredasen la misma vocación. De hecho, cuando Puerta Muñoz tomó posesión como teniente coronel en Gijón, en noviembre de 2012, tuvo palabras de recuerdo en su discurso para su padre y su hermano. Y también para su esposa, y madre de sus dos hijos, que siempre le acompañó a cada destino.

El nuevo coronel, ahora jefe de zona de la Guardia Civil en Asturias y al que muchos amigos llaman Paco, llegó a Gijón desde la vecina Cantabria, donde también ocupó puestos de responsabilidad, para sustituir a Juan Bautista Martínez-Raposo. En la Comandancia de la calle Irene Fernández Perera, en el barrio gijonés de Contrueces, ha dejado su impronta gracias a una profunda convicción en la necesidad de impulsar la formación de los agentes, “una de sus grandes prioridades”, además de por su buen ojo y rigor a la hora de garantizar la seguridad de los ciudadanos y conseguir reducir los datos de criminalidad en sus áreas de actuación. Ya lo comentó en una entrevista a LA NUEVA ESPAÑA: “Un cuartel de la Guardia Civil, aunque esté cerrado, da sensación de seguridad”.

Puerta, jienense de nacimiento, igual que su sucesor en Gijón, Alberto Aguilera Acuyo, no solo logró avances en la Guardia Civil, también en sus aficiones. “Llegó siendo aficionado al deporte, especialmente al golf, pero aquí se ha convertido en un gran deportista”, aseguran sus allegados. La mejor prueba está en que hace solo unos días completó la ruta caminando desde el restaurante gijonés Los Nogales hasta Covadonga, una etapa nocturna que llevan realizando de forma ininterrumpida, a excepción del año del covid, y organizada por los dueños del establecimiento hostelero. Puerta se ha convertido en un fijo, aunque hace unos días planteó un recorrido que al final les hizo estar andando más horas de lo previsto, recuerdan sus compañeros de camino.

Todos sus amigos coinciden en que esa pasión por las caminatas le hace desconectar y disfrutar. De hecho, siempre está buscando en internet qué rutas, recorridos, atajos y paradas para tomar fuerza se pueden ir haciendo. Eso sí, si un día completan la hazaña en un determinado tiempo, todos tienen que mejorar la marca si repiten escenario. “Para eso es muy militar”, bromean sus amigos. Pero Puerta Muñoz, además, descubrió estando en Asturias que la bicicleta eléctrica de montaña es otra de sus vías de escape. Ni siquiera un accidente hace no mucho, en el que sufrió la rotura de hasta nueve costillas, le hizo apearse de su objetivo. “Ni eso le frenó, volvió a pedalear y a cogerlo con más ímpetu, porque es una persona que siempre quiere superarse”, coinciden sus amigos. Y con esa misma entrega asume ahora esta nueva etapa.

Compartir el artículo

stats