Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Fiscalía, abierta a dejar en libertad a los encarcelados por la supuesta violación de El Carmen

El ministerio público entiende que el riesgo de fuga de los dos jóvenes es menor y pide prohibirles salir de la Península y quitarles el pasaporte

El lugar de los hechos

El lugar de los hechos Marcos León

El caso de la presunta violación de dos jóvenes en El Carmen podría dar un vuelco en los próximos días. El ministerio fiscal se ha mostrado partidario de dejar en libertad provisional, previo pago de una fianza no inferior a 5.000 euros, a los dos portugueses encarcelados por haber agredido sexualmente supuestamente a dos chicas la madrugada del 23 al 24 de julio. La Fiscalía entiende, a tenor de la documentación presentada por el abogado de la defensa, Germán Inclán, que el riesgo de fuga ha quedado atenuado respecto al inicio del caso porque ha quedado acreditado que los dos tienen trabajo, domicilio y estudios conocidos y carecen de antecedentes penales.

Además del pago de la fianza, la fiscal solicita retirarles el pasaporte y que se les prohíba salir del territorio de la península Ibérica (los dos son de Braga). El ministerio público también pide una orden de alejamiento de 300 metros y la prohibición de comunicarse con las dos víctimas.

La pelota está, en cualquier caso, en el tejado de la Audiencia Provincial que también tendrán que escuchar a la abogada de las dos jóvenes, Loreto Rodríguez, quien previsiblemente se opondrá a que los acusados abandonen el centro penitenciario de Asturias.

El caso de El Carmen se remonta a la madrugada del 23 al 24 de julio y sucedió en un piso turístico situado en el número 16 de la calle Pedro Duro. En ese lugar se alojaron los cuatro investigados tras haber llegado a Gijón pocas horas antes. Estaban de vacaciones y habían recorrido varias ciudades españolas antes de llegar a Asturias. Los portugueses conocieron a las dos víctimas a la puerta de un bar de copas y decidieron acudir al piso turístico, donde se acostaron. Horas después las dos jóvenes denunciaron que las relaciones sexuales no habían sido consentidas.

La Policía Nacional detuvo a los cuatro jóvenes a la mañana siguiente. Tras pasar a disposición judicial, la Fiscalía los acusó de delitos de agresión y abuso sexual. En vista de la gravedad de los hechos denunciados y de que ninguno reside en Asturias, solicitó el ingreso en prisión provisional comunicada y sin fianza para dos de ellos y la libertad provisional a la espera de juicio para otros dos. La jueza accedió a ello y mientras dos de los chicos ingresaban en el Centro Penitenciario de Asturias, los otros volvieron a Portugal.

Ahora, la fiscal no se opone a que estos dos encarcelados salgan en libertad provisional, siempre y cuando paguen una fianza, aun por estipular, pero no inferior de 5.000 euros para cada uno. El abogado de los portugueses, Germán Inclán, que siempre sostuvo que las relaciones sexuales fueron consentidas, ya había solicitado la puesta en libertad en otra ocasión, pero se desestimó su recurso. La última palabra la tiene la Audiencia Provincial, que podría dejar en libertad provisional a los dos encarcelados hasta que se celebre el juicio.

Compartir el artículo

stats