Las complejas labores para dragar los estanques del parque Isabel la Católica prosiguieron ayer ya con la llegada de una bomba de achique para poder evacuar agua en el estanque Este, el más pequeño de los dos, con una superficie de 2.502 metros cuadrados. En la imagen, dos cisnes en el estanque y, al fondo, la bomba de achique. Además, los operarios que se encargan de estas labores, que se prolongarán durante seis meses, colocaron las vallas de obra y las casetas para poder cambiarse mientras realizan su trabajo.