Primeras inspecciones en el campo de golf de La Llorea para determinar el alcance del argayo que se produjo el pasado fin de semana y que ha dejado sin uso el hoyo 1 de la instalación municipal. Ayer, se realizaron estudios para determinar el alcance del corrimiento de tierras y a la conclusión a la que se llegó es que será necesario el informe de un geólogo para determinar la firmeza y la estabilidad de la zona afectada. Por precaución y en aras de mantener la seguridad de los usuarios se ha determinado cerrar esa zona del campo al juego. En consecuencia, los hoyos de la zona Norte se han reorganizado y también se ha cambiado el recorrido. En lugar de haber nueve hoyos disponibles actualmente han pasado a ser ocho hasta que se arregle el argayo.